Erdogan saluda a sus seguidores a su llegada a los rezos del viernes en la ciudad de Bayburt
Erdogan saluda a sus seguidores a su llegada a los rezos del viernes en la ciudad de Bayburt. / EFE
Publicidad

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, hizo un llamamiento al país para “no perder la guerra económica”, asegurando que Turquía tiene a Dios de su parte y reclamando a aquellos ciudadanos que guarden euros o dólares “bajo la almohada” que los cambien por liras turcas, la divisa otomana, que en la jornada de ayer llegaba a caer un 14% frente al dólar.

“No perderemos la guerra económica”, proclamó el presidente turco durante un discurso en Bayburt, donde pidió que “aquellos que tienen euros, dólares u oro bajo sus almohadas vayan a cambiarlos por liras”.

“Es una lucha nacional. Esta será la respuesta de mi nación a quienes han declarado la guerra económica”, añadió Erdogan, después de que la cotización de la lira turca cayera en la mañana de ayer un 14% frente al dólar, perdiendo en lo que va de año un 35% de su valor respecto del ‘billete verde’.

En este sentido, el presidente turco expresó su voluntad de trabajar para modernizar el país, reiterando que “si ellos tienen dólares”, Turquía cuenta con su Dios.

La lira turca cayó ayer un 14% en su cotización frente al dólar, alcanzando así un peor cruce de 6,2860 liras por cada ‘billete verde’, ante la falta de resultados en las recientes conversaciones entre Ankara y Washington. La moneda otomana ha perdido un 35% de su valor en relación al dólar este año.

Banco central

Por otro lado, el ministro de Finanzas y del Tesoro de Turquía, Berat Albayrak, expresó su disposición a ejecutar un nuevo modelo económico en el país en colaboración con todas las partes interesadas a nivel nacional e internacional. “Uno de nuestros principios principales es establecer la completa independencia de la política monetaria”, señaló subrayando la importancia de la independencia del banco central.
Asimismo, apuntó que “reforzar la estabilidad financiera” será uno de los objetivos prioritarios.