Theresa May pide a la Unión Europea que aclare cuáles son los puntos de fricción y qué alternativa les plantean.
Theresa May pide a la Unión Europea que aclare cuáles son los puntos de fricción y qué alternativa les plantean. / EFE
Publicidad

El gabinete de la primera ministra británica, Theresa May, ha comenzado a preparar un plan de contingencia ante la posibilidad de que se convoquen elecciones anticipadas en noviembre con el objetivo de salvar su plan para el brexit y su puesto como jefa de Gobierno.

El periódico británico informó de que al menos dos miembros del equipo de May en Downing Street habrían comenzado a preparar la campaña electoral en caso de que se produjeran elecciones anticipadas en otoño. El objetivo sería conseguir ganar de nuevo el apoyo del público después de que su puesto como primera ministra y su plan para el brexit fuera ampliamente criticado en la cumbre europea de Salzburgo esta semana.

La primer ministra, muy presionada por el bloque pro brexit en su partido, denunció que durante las negociaciones Reino Unido trató a la UE “con respeto” y por tanto “espera lo mismo” de la otra parte. En este sentido, consideró “inaceptable” que los socios europeos hayan rechazado su propuesta de divorcio, el conocido como ‘Plan de Chequers’, “sin ofrecer explicaciones detalladas y sin hacer una contrapropuesta”.

Por ello, pidió a la UE que aclare cuáles son los puntos de fricción y “cuál es la alternativa para que podamos discutirla”. “Hasta que lo hagamos, no podremos hacer progresos”, agregó.
“Nadie quiere un buen acuerdo más que yo”, aseguró la primera ministra. “Pero la UE debe tener claro que no revocaré el resultado del referéndum”, que calificó del “mayor ejercicio democrático” realizado en el país, “ni romperé mi país”.

El presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, respondió al mensaje de May asegurando que el ‘Plan de Chequers’ es un “paso en la buena dirección” y mostrándose convencido de que aún es posible “un buen acuerdo para todos”.

Por su parte, el líder del Partido Laborista, Jeremy Corbyn, afirmó ayer que prefiere la celebración de nuevas elecciones generales a un segundo referéndum sobre el brexit, en medio de los llamamientos desde su formación a respaldar esta segunda opción.

Elecciones

“Nuestra preferencia serían unas elecciones generales para poder negociar nuestra futura relación con Europa, pero veamos qué sale de la conferencia (del partido)”, dijo, antes de resaltar que respetará lo que se decida durante la misma.

“Obviamente estoy atado a la democracia de nuestro partido”, manifestó, en declaraciones concedidas a la cadena de televisión británica BBC, en las que dijo que el país “podría estar” cerca de unas elecciones generales.

Así, Corbyn manifestó que el Partido Laborista “presentará su caso ante el Parlamento y quedará a la espera de lo que pase tras ello. “Estamos totalmente preparados para ello (unas nuevas elecciones)”, zanjó el líder de los laboristas.

Horas antes, la portavoz de Negocios de la formación opositora, Rebecca Long-Bailey, aseguró que el partido Laborista apoya la celebración de elecciones anticipadas si la primera ministra de Reino Unido, Theresa May, no logra el apoyo del Parlamento para el brexit.

“Nuestra posición es que queremos elecciones generales si Theresa May no puede obtener el apoyo del Parlamento o incluso su propio partido para sacar adelante un acuerdo”, sostuvo.
“Si bien no es nuestra posición en materia de políticas, si los miembros deciden que quieren una votación popular o un segundo referéndum, respetaremos a los miembros”, apuntó.