El último juicio del ‘rey’

La acusación insiste en la culpabilidad en la muerte de Michael Jackson de Conrad Murray, médico personal del artista, durante el inicio del proceso para esclarecer su fallecimiento.

0

Homicidio involuntario o una trágica muerte por intoxicación. Eso es lo que desde ayer se busca esclarecer en el juicio por el fallecimiento de Michael Jackson, que ayer acaparó la atención mediática de todo el planeta al difundir el Daily Mail una instantánea de su agonía, la primera publicada hasta ahora.

La primera vista del proceso, que durará un mes, comenzó en Los Ángeles con el alegato inicial de la acusación, que insistió en la culpabilidad del doctor Murray, en quien el cantante «confió erróneamente su vida», en palabras del ayudante del fiscal David Walgren.

El galeno, de 58 años, era el médico personal del artista en el momento de su muerte por una intoxicación aguda con el anestésico hospitalario propofol, y quedó acusado de homicidio involuntario al haber sido quién suministró la sustancia al rey del pop. Él, sin embargo, siempre se ha declarado «no culpable».

Uno de los momentos más dramáticos de la primera sesión del juicio fue cuando el Ministerio Público mostró al tribunal una grabación de la voz de Jackson tomada por Murray en la que el fallecido intérprete se expresaba con dificultad -supuestamente bajo los efectos de alguna sustancia- y hablaba de sus planes de futuro.

El doctor vestido con un traje gris, escuchó serio el relato de la acusación, que insistió en que el médico le suministró al artista el cóctel de fármacos que la autopsia determinó como causa del fallecimiento.

Al inicio del litigio acudió la familia del autor de Thriller casi en pleno, con Katherine y Joe, los padres del cantante, a la cabeza, acompañados por Janet, La Toya, Jermaine, Tito, Randy y la hermana mayor, Rebbie.

«Éste es claramente un juicio por asesinato», comentó La Toya en su cuenta de Twitter antes del comienzo de la sesión. «Simplemente queremos Justicia», escribió la hermana del fallecido en la misma red social.

Mientras, los aledaños de los juzgados estaban desde primera hora de la mañana plagados de medios de comunicación y de dos grupos de personas, por un lado los fans del rey del pop y por otro, los amigos de Conrad Murray.

Se supone que los doctores tienen que curar, no que matar, se podía leer en uno de los carteles exhibidos a las puertas de la Corte, donde también alguien había escrito que Murray cobró su dinero y después se cobró su vida.

Por su parte, los seguidores del médico insistían en que es un «hombre inocente que debe ser exonerado». Así, el amigo personal del acusado, Willy Hampton, apostó por «un juicio justo» que exonere al galeno. «Le apoyo porque nos conocemos desde hace años. Sé que adoraba a Michael y que Michael sentía lo mismo por él. El cantante tenía problemas, llamó a Murray y éste respondió para hacer la gira. Ojalá no lo hubiera hecho, porque esto es un fraude», comentó Hampton.

El tribunal se encuentra en la planta novena de los juzgados de la Corte Superior del condado de Los Ángeles, la misma planta donde se celebraron los juicios por asesinato contra O.J. Simpson y el productor musical Phil Spector.

Michael Jackson tenía 50 años cuando murió el 25 de junio de 2009, víctima de una sobredosis de medicamentos, mientras estaba finalizando los ensayos para su reaparición sobre los escenarios con una serie de 50 conciertos que iba a realizar a partir de julio de 2009 en Londres.

El rey del pop había pedido a Murray que fuera su médico personal en ese tour, si bien la Fiscalía mostró ayer que ni el artista ni el doctor llegaron a firmar un pacto.