El Tribunal Europeo multa a Italia y Grecia por los vertederos ilegales

A medida que los dos países vayan cerrando las instalaciones irregulares, se descontará del aumento semestral de la multa una proporción del número de enclaves sellados.

El Tribunal de Justicia de la UE (TJUE) impuso ayer fuertes multas a Italia y a Grecia por no haber acabado en plazo con los vertederos ilegales en sus territorios. Además, las sanciones seguirán aumentado cada semestre hasta que ambos países clausuren y saneen todos los emplazamientos de residuos no autorizados.

En el caso de Italia, la multa inicial de la justicia europea es de 40 millones de euros, y se incrementará en 42,8 millones adicionales cada semestre hasta que se cierren todos los vertederos ilegales. Por su parte, Grecia deberá pagar de inmediato 10 millones de euros, cantidad que aumentará cada semestre en 14,5 millones adicionales.

El TJUE considera que Roma ha incumplido una sentencia anterior del año 2007 que ya le obligaba a acabar con los vertederos ilegales. Según los datos más recientes de Bruselas, 198 vertederos en Italia no se ajustan a las exigencias de la directiva de residuos de la UE, es decir, que funcionan sin autorización.

Además, 14 de estos emplazamientos contienen residuos peligrosos. Por último, Roma no ha demostrado que dos de ellos hayan sido objeto de un plan de acondicionamiento o de una medida de cierre definitivo, conforme a la directiva sobre vertido de residuos.

293 vertederos ilegales

En el caso de Grecia, el primer fallo condenatorio por incumplir la directiva de residuos se remonta al año 2005. En respuesta a una pregunta planteada por el Tribunal de Justicia, Grecia y la Comisión señalaron que, en mayo de 2014, de un total de 293 vertederos ilegales, 70 seguían en funcionamiento y 223, si bien habían sido desafectados, aún no habían sido rehabilitados.

En sus sentencias, el Tribunal de Justicia recuerda que las medidas de cierre y seguridad de los vertederos no son suficientes para ajustarse a las exigencias de la directiva. Además, los Estados miembros también están obligados a sanear los antiguos emplazamientos ilegales.

A medida que los dos países vayan cerrando vertederos ilegales, se descontará del aumento semestral de la multa una cantidad proporcional al número de emplazamientos clausurados.

FuenteEuropa Press 
Compartir