El Supremo ratifica la reforma de la sanidad impulsada por Obama

0

El Tribunal Supremo de Estados Unidos ratificó ayer la oferta nacional de subsidios fiscales que son cruciales para la puesta en práctica de la reforma sanitaria impulsada por el presidente Barack Obama, en una importante victoria para este.

Por seis votos a tres, el Supremo dictaminó que la Ley de Atención Asequible de 2010, más conocida ‘Obamacare’, no restringe los subsidios a los estados que establecen su propios intercambios de asistencia sanitaria online. Esta es la segunda vez en tres años que el máximo tribunal se pronuncia contra un recurso con el que los conservadores buscaban echar la ley por tierra.

La decisión supone que los subsidios se mantendrán no solo en los trece estados que fijaron sus propios intercambios y en los tres que tienen un sistema de intercambio híbrido estatal-federal, sino en los 34 estados que usan el intercambio gestionado por el Gobierno federal.

El caso se centraba en los subsidios fiscales ofrecidos en virtud de la ley, aprobada por los demócratas en el Congreso en 2010 frente a la oposición unificada de los republicanos, que ayudan a las personas con ingresos bajos o medios a comprar seguros médicos privados. Los intercambios se hacen en mercados online que permiten a los consumidores comprar eligiendo entre distintos planes de seguro.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, aplaudió la decisión del Tribunal Supremo y subrayó que esta ley llega “para quedarse”.

“Está ayudando a decenas de millones de estadounidenses y me han dicho que ha mejorado vidas”, destacó Obama, durante una comparecencia ante los medios en la Casa Blanca. En este sentido, defendió que “no hay duda” de la eficacia de una reforma que hace al país “más listo y más fuerte”.

La oposición, por su parte, no ceja en su empeño de tumbar uno de los principales símbolos de los dos mandatos de Obama en la Casa Blanca. Candidatos a las primarias republicanas como Jeb Bush y Marco Rubio coincidieron en la necesidad de derogar una “mala ley”.

En esta línea, el presidente de la Cámara de Representantes, John Boehner, insistió en que la reforma está “fundamentalmente rota” y tratarán de reemplazarla por otra.