El Senado brasileño aparta de forma temporal a Rousseff

La institución votó a favor del juicio político en el que se investigará durante 180 días si la mandataria maquilló las cuentas. Será sustituida por su ‘número dos’, Michel Temer

0

El Senado de Brasil confirmó ayer a primera hora el inicio del proceso de ‘impeachment’ contra la presidenta del país, Dilma Rousseff, que será apartada temporalmente del cargo y sustituida por su ‘número dos’, Michel Temer. Tras una maratoniana sesión de debate de 20 horas, 55 senadores votaron a favor del juicio político, en el que se dirimirá si Rousseff incurrió en irregularidades maquillando las cuentas públicas del Gobierno. La moción sólo necesitaba 41 votos para salir adelante. Asimismo, el hasta ahora vicepresidente brasileño, Michel Temer, tomó posesión del cargo como presidente interino, tras recibir la notificación oficial del Congreso.

Se abre ahora un plazo de investigación de hasta 180 días que concluirá en un nuevo debate en el Senado y en una votación que será ya definitiva. Hasta entonces, Rousseff esperará el ‘impeachment’ fuera del poder.

Dilma Rousseff reiteró tras la votación del Senado que se trata de un “golpe” contra ella, una tesis que ha venido esgrimiendo durante las últimas semanas. “Es un golpe”, lamentó la mandataria en su perfil oficial de Facebook. Por otro lado, la suspendida presidenta de Brasil exoneró ayer de sus cargos a la práctica totalidad de sus ministros, entre ellos el exmandatario Luiz Inácio Lula da Silva, apenas unas horas después de que el Senado diese el visto bueno definitivo al proceso de ‘impeachment’.

El boletín oficial del Estado publicó el cese formal de la mayoría del actual gabinete, con la excepción del presidente del Banco Central, Alexandre Tombini, que previsiblemente seguirá durante el mandato interino de Michel Temer. Por otro lado, Dilma Rousseff defendió ayer su inocencia tras haber sido apartada temporalmente del cargo por el Senado para ser sometida a un juicio político y, tras calificar de “farsa jurídica” lo ocurrido, defendió que el nuevo gobierno interino de Michel Temer carece de legitimidad porque no fue elegido en las urnas.

Arropada por todos sus ministros antes de abandonar el Palacio de Planalto, Rousseff compareció horas después de la decisión del Senado para recordar que fue “elegida por 54 millones de ciudadanos” y para defender su “honestidad y dignidad”, lamentando que se le está castigando por “un crimen que no cometí” y acusando a la oposición de haber buscado desde el principio apartarla.