El Reino Unido aplica un tijeretazo de 7.000 millones al gasto público

El nuevo Gobierno liberal-conservador presenta su plan para reducir el abultado déficit, que elimina ayudas económicas para los recién nacidos y los coches oficiales de los ministros

0

El ajuste del gasto público que se han visto obligados a acometer los países europeos ha llegado también al Reino Unido. El ministro británico de Economía, George Osborne, presentó ayer el plan de recortes del nuevo Gobierno para reducir en 6.250 millones de libras (alrededor de 7.125 millones de euros) el abultado déficit del país.

El tijeretazo ha afectado especialmente al área de informática del Gabinete, así como a los viajes de funcionarios públicos, ayudas financieras para los recién nacidos y a los asesores externos financiados por la Administración, así como a los ministerios de Educación, Transporte y Trabajo y Pensiones.

Entre las medidas más llamativas están los cambios en las normas de viajes de los funcionarios, que a partir de ahora dejarán de hacerlo en avión o en tren en primera clase. Y también la supresión de los coches oficiales de los ministros, que deberán caminar, viajar en transporte público o compartir chófer y vehículo con otros colegas. Una medida que no ahorrará demasiado pero que es un símbolo de austeridad.

Junto al titular del Tesoro, el liberaldemócrata David Laws, el responsable de Economía detalló las áreas que resultarán afectadas por las medidas, que consideró esenciales para asegurar la recuperación, proteger empleos y mantener bajos los tipos de interés.

Este es el primer paso que da el nuevo Gobierno de coalición entre conservadores y liberaldemócratas destinado a bajar el déficit -estimado en 177.840 millones de euros- en cinco años.

Quedará suprimida a partir de enero la apertura de una cuenta bancaria para los recién nacidos con una contribución gubernamental de 250 libras (285 euros), una de las medidas más populares del anterior Ejecutivo laborista. A esa cuenta, a la que titular podrá acceder una vez cumplidos los 18 años y que estaba pensada para fomentar el ahorro, podían hacer aportaciones familiares y amigos.

Según explicó Osborne, dejar de pagar a los recién nacidos le permitirá al Gobierno un ahorro inmediato de 520 millones de libras (unos 592 millones de euros).

«Los años de abundancia del sector público han terminado, pero si actuamos de manera decisiva, podremos superar estos difíciles años con mayor rapidez», explicó Laws. «También hemos prometido recortar con cuidado, seremos un Gobierno progresista incluso en momentos duros», agregó.

Según Osborne, áreas como Defensa y Cooperación Internacional no resultarán perjudicadas por estas decisiones, que calificó de «urgentes» y «necesarias» para «hacer frente a nuestras deudas».

El plan ha sido elaborado después de recibir el asesoramiento del Banco de Inglaterra y del Departamento del Tesoro y responde, según el Gobierno, a un cambio importante que se está tomando en todas partes del mundo para reducir el endeudamiento.

«En una semana hemos estudiado y acordado recortar 6.250 millones de libras (unos 7.125 millones de euros) de gastos innecesarios en todo el sector público», dijo Osborne al dar a conocer su plan en una rueda de prensa en el patio del Departamento del Tesoro.

Entre los recortes más sustanciosos desvelados ayer figuran unos 778 millones de euros en el Ministerio de Transporte, 889 millones en Gobierno Local y de Comunidades, 953 en el Ministerio de Empresa, 763 en Educación y 370 en el departamento de Justicia.