El Gobierno ve “llamativo” el informe del asesinato de Nisman

1

El jefe de Gabinete de Argentina, Aníbal Fernández, calificó de “llamativo” el informe elaborado por los peritos contratados por la familia del fiscal del caso AMIA, Alberto Nisman, que aseguran que fue asesinado, descartando así la hipótesis del suicidio.

En declaraciones a la prensa a la salida de la Casa Rosada Fernández consideró que “son llamativas las cosas que dice” el informe pericial, cuestionando su solidez frente a las investigaciones del Ministerio Público.

“Acá no hay colisión entre dos pericias: hay una sola realizada a pedido de la fiscal (Viviana) Fein, que llevó a cabo un equipo con enorme prestigio, y la otra es un informe hecho por profesionales con algún reconocimiento”, dijo.

Fernández aclaró que la familia de Nisman “tiene todo el derecho del mundo a contratar a peritos y que éstos trabajen en función de lo que se les pide”, pero recordó que “no han trabajado sobre el cadáver”, sino que “analizaron fotos y videos”.

En cambio, destacó, “la autopsia oficial fue realizada por un cuerpo médico forense de enorme prestigio” que incluso cóntó “con la presencia del decano”.

“Ni pies ni cabeza”

Por otro lado, el portavoz gubernamental criticó la decisión de la ex mujer de Nisman, Sandra Arroyo, de impedir que analicen los teléfonos y los ordenadores del fiscal del caso AMIA para salvaguardar su intimidad.

“Con ese mismo criterio, para respetar lo que dice la ley judía, no se debería haber hecho la autopsia”, argumentó, según informó la agencia de noticias Télam.

Nisman fue encontrado muerto en el cuarto de baño de su casa con un disparo en la cabeza el 18 de enero, cuatro días después de que denunciara a la presidenta argentina, Cristina Fernández de Kirchner, por encubrir a los sospechosos iraníes del atentado contra la AMIA.

En un principio todas las pruebas apuntaban a que Nisman se había suicidado, pero la investigación —periodística y judicial—ha ido desmontando poco a poco esta teoría apuntando a la del asesinato, aunque la Fiscalía aún no lo ha confirmado.

Pese a su muerte, la denuncia siguió su curso en manos del fiscal Gerardo Pollicita, que imputó a Fernández de Kirchner. El juez Daniel Rafecas tumbó la acusación contra la jefa de Estado, pero Pollicita recurrió por lo que la decisión está ahora en manos de la Cámara Federal.