El G-20 urge a la Unión a atajar su crisis y pide un mayor papel del FMI

Los ministros de Finanzas presionan a los países del euro para buscar soluciones que eviten el contagio de deuda al resto del mundo, entre ellas dotar de más capacidad al FEEF

0

Los ministros de Finanzas del G20 presionaron ayer a los países del euro para que busquen soluciones que eviten el contagio de la crisis de deuda soberana europea al resto del mundo, entre ellas dotar de mayor capacidad al Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (FEEF).

En la reunión que concluyeron en París los titulares de Finanzas apoyaron, además, que el Fondo Monetario Internacional (FMI) «disponga de recursos adecuados» para hacer frente a crisis financieras como la actual.

«Esperamos decisiones adicionales que potencien la fuerza del FEEF para controlar el contagio, así como el resultado del Consejo Europeo del 23 de octubre», aseguraron en relación con la situación en los países de la eurozona.

En su declaración final, suscrita por los ministros de Economía y gobernadores de bancos centrales del G20, los Estados miembros se comprometen, además, a seguir proporcionando, a través de sus entidades centrales, el acceso al crédito para garantizar la liquidez del sistema financiero y a que las firmas estén «adecuadamente» capitalizadas.

El ministro francés de Finanzas, François Baroin, cuyo país es presidente de turno de la reunión, adelantó que en la próxima cumbre de líderes de este grupo de países en Cannes en noviembre se formularán propuestas para hacer que el FMI tenga esos recursos adecuados y pueda «hacer frente a sus responsabilidades sistémicas».

Baroin precisó que el G20 acordó que «el FMI disponga en todo momento de fondos para reaccionar a cualquier crisis global» e insistió en que las particularidades se tratarán en Cannes.

«No ha habido modalidades de ampliación del fondo», sino que en el contexto de contribuir a la estabilidad «tendrá que tener recursos adecuados, adaptados», insistió.

«Hay posiciones afirmadas de Estados Unidos -recordó Baroin- y una apuesta de los emergentes para aumentar los fondos. Pero no hemos discutido las características», dijo el ministro.

Además, Baroin comunicó que el G20 mostró su compromiso para «actuar resueltamente» para restaurar la confianza y apoyar el sostenimiento del crecimiento económico mundial.

Por su parte, Elena Salgado se alineó con París y Berlín para defender una tasa global sobre las transacciones financieras. «España, junto con Francia, Alemania y algún otro país, cree que es buena idea y que tiene todo el sentido», sostuvo la vicepresidenta y ministra de Economía.