El escándalo del gasto obligará a dimitir a la mitad de los diputados

Un informe realizado por el diario ‘The Times’ revela que el fraude llevará a una renovación inmediata de los parlamentarios, en lo que supondrá un proceso sin precedentes desde 1945

1

Un estudio llevado a cabo por el diario The Times apunta a que al menos la mitad de los 646 parlamentarios de la Cámara de los Comunes abandonarán en los próximos meses su cargo oficial, antes de las próximas elecciones generales, a causa del escándalo sobre las partidas de gastos privados desatada en Reino Unido y que ha motivado las durísimas críticas de la opinión pública.

Las recientes informaciones desveladas por los medios británicos, que acusan a varios diputados de todo el espectro político de justificar gastos personales inadecuados a cuenta del erario público, podrían desembocar, según el estudio, en la dimisión de hasta 325 parlamentarios, el mayor abandono colectivo desde 1945.

De ellos, 30 se verán directamente obligados a renunciar por su implicación en el escándalo; otros 200 dejarán su puesto por presiones de la opinión pública, y otros 90 serían eliminados indirectamente de las listas para las próximas elecciones.

El profesor Colin Rallings, director del centro electoral de la Universidad de Plymouth y coautor del documento citado, opinó que el fraude llevará a «una renovación casi inmediata de la mitad de los parlamentarios de la Cámara de los Comunes», en lo que supondría «un proceso sin precedentes desde 1945».

En este sentido, parlamentarios consultados por el periódico consideran que hasta 170 diputados laboristas podrían abandonar su escaño en los próximos meses, es decir, la mitad de la formación parlamentaria del partido. «Sé que parece un número enorme, y la verdad es que lo es, pero en cierto modo refleja el nivel de desesperación que existe dentro del partido», apuntó un diputado al rotativo británico.

A ese número habría que sumar el de otros 35 parlamentarios conservadores, y un par de decenas de diputados representantes de formaciones políticas menores, de acuerdo con el estudio.

El escándalo político que ha sacado a la luz The Daily Telegraph y que obligó a dejar su puesto al presidente de la Cámara de los Comunes, Michael Martin, fue filtrado por un ex militar de las fuerzas especiales.

Tras publicar durante 16 días datos sobre las abusivas reclamaciones económicas de los diputados, el periódico difundió el pasado sábado una entrevista con su fuente, John Wick, que actualmente dirige una empresa de servicios secretos especializada en negociar la liberación de rehenes.

En la entrevista, divulgada también a través del diario, Wick afirmó que su intención al filtrar la información -que, según otros datos periodísticos, vendió por una alta suma- era exponer el sistema «hasta su podrido fondo».

El antiguo uniformado, que en los años 70 lideró una unidad antiterrorista, afirma que siempre fue consciente de los riesgos de pasar la información, pero aun así decidió hacerlo, porque se sentía frustrado por los intentos del Parlamento de ocultarla. «Hemos llegado a un punto en la sociedad en el que ellos quieren saberlo todo de nosotros; creo que nosotros también tenemos derecho a saber sobre ellos», declaró.

El periódico comentó, al revelar la identidad de su proveedor, que muchos en Westminster (sede del Parlamento) se sorprenderán al saber que se trataba de «un respetable ex militar que recibió instrucción en la elitista academia de Sandhurst y sirvió en el regimiento de Paracaidistas».

Sin embargo, Wick, en cuya empresa de seguridad ha contado como asesores con antiguos comandantes de la Policía, insiste en que no se arrepiente de sus actos y espera que sus revelaciones conduzcan a una mejora de la Cámara de los Comunes.