El drama de los refugiados convence al World Press Photo

La instantánea del australiano afincado en Hungría, Warren Richardson, se alzó como la ganadora de 59 edición del festival en la que han participado 5.775 artistas

6

El jurado de la 59ª World Press Photo seleccionó una fotografía del fotógrafo australiano Warren Richardson como ganadora del World Press Photo del Año 2015, por su creatividad visual y habilidad para captar una imagen querepresenta un evento de “gran importancia periodística” en el último año. La instantánea de Richardson, que también ganó el primer premio en la categoría de ‘Spot News’, muestra los refugiados que cruzan la frontera de Serbia en Hungría, cerca de Horgo (Serbia) y Röszke (Hungría). Tomada en la noche del 28 de agosto de 2015, dos hombres cruzan a un bebé a través de una alambrada de seguridad que separa las fronteras entre Serbia y Hungría.

Richardson, fotógrafo independiente afincado en Budapest (Hungría), explica que acampó con los refugiados durante cinco días en la frontera.

“Un grupo de cerca de 200 personas llegaron, y se movieron bajo los árboles a lo largo de la línea de la cerca. Enviaron las mujeres y los niños, padres y luego los hombres de edad avanzada en primer lugar. Debo haber estado con este equipo durante unas cinco horas y jugado al gato y al ratón con la policía toda la noche”, señaló. En este sentido, recordó que estaba “agotado” para cuando tomó la fotografía alrededor de las 03.00 horas de la madrugada y que no pudo utilizar el “flash” porque la Policía estaba tratando de impedir los cruces. “Así que tuve que utilizar la luz de la luna por sí sola”, añadió.

El presidente del jurado y director de fotografía de la Agencia France-Presse, Francis Kohn, explicó que se fijaron en esta imagen desde el principio y que sabían que era muy importante. “Tenía tal poder debido a su simplicidad, sobre todo el simbolismo de la alambrada. Nos pareció que tenía casi todo en allí para dar una fuerte señal visual de lo que está pasando con los refugiados. Creo que es una foto muy clásica, y al mismo tiempo es eterna. Retrata una situación, pero la forma en que se ha hecho es clásica en el mejor sentido de la palabra”, añadió para los medios.

En la misma línea, el director gerente de la Worl Press Photo Foundation, Lars Boering, explicó que el concurso de este año se pudo realizar sin problemas a pesar del volumen de trabajo. “Este año hemos tenido más fotógrafos y más entradas que nunca en nuestro concurso y vemos esto como un gran apoyo de la industria”, añadió. Además, apuntó que presentará una exposición de imágenes “maravillosa y de gran alcance” para una audiencia global que puede confiar en lo que ven. También explicó que se ha aplicado un nuevo código de ética para el concurso de fotografía y un proceso de verificación “transparente y rigurosa”, lo que, a su juicio, dio lugar a menos problemas que los generados en la anterior edición. En este sentido, añadió que en diez día publicarán un informe técnico detallado sobre el proceso de verificación.

En esta edición han participado 5.775 fotógrafos de 128 países que presentaron 82,951 imágenes. El jurado falló premios en ocho categorías para 41 fotógrafos de 21 países: Australia, Austria, Brasil, Canadá, China, Francia, Alemania, Irán, Italia, Japón, México, Portugal, Rusia, Eslovenia, Sudáfrica, España, Suecia, Suiza , Siria, Turquía y EE.UU. Así, entre los galardonados, se encuentra el español Daniel Ochoa de Olza (Pamplona, 1978), que recibió el segundo y tercer premio en la modalidad de historias, dentro de la categoría de ‘Gente’, por sus relatos fotográficos sobre la tradición Maya y sobre las fotos de homenaje a las víctimas de los atentados de París. Ochoa de Olza es fotógrafo de Associated Press afincado en Madrid. Ya había sido galardonado en 2013 con su historia fotográfica ‘La vuelta de los toros’.

El jurado de este año estuvo por un grupo de 18 profesionales reconocidos a nivel internacional en los campos de fotoperiodismo y fotografía documental de 16 países y presidido Francis Kohn. Todas las fotografías se presentaron de forma anónima y un secretario sin derecho a voto salvaguarda la imparcialidad del proceso. El festival es uno de los más importantes del mundo de la fotografía.