El agente doble que atacó a la CIA lo hizo para vengar a un líder talibán

El suicida, que se inmoló en una base afgana y segó la vida de siete espías de EEUU, anunció en un vídeo que el atentado sería una respuesta a la muerte de un emir en un bombardeo

0

Con la misma ceguera asesina que caracteriza a tantos islamistas radicales, el presunto agente doble jordano responsable del reciente atentado suicida en la base militar estadounidense Chapman, en la provincia afgana de Jost, dejó grabado un vídeo antes de morir en el que sostiene que el ataque, que costó la vida a siete miembros de la CIA, fue «un acto de venganza» en represalia por la muerte del líder talibán Baitulá Meshud en un bombardeo de un avión estadounidense no tripulado.

En la cinta, divulgada ayer por la cadena árabe de televisión Al Yazira, el terrorista aparece junto al médico jordano Humam Jalil Abu Mulal al Balawi, que dispara un arma mientras describe con entusiasmo cómo afectará el ataque a los agentes de los servicios de inteligencia de Estados Unidos y Jordania. «Este es un mensaje para los enemigos de la Umma (la nación islámica), para Jordania y la CIA. Nunca olvidaremos la sangre de nuestro emir Baitulá Meshud, que Dios le tenga en Su misericordia», proclama el islamista.

«Es la obligación de todos los que fueron acogidos por Baitulá Meshud contraatacar dentro y fuera de Estados Unidos», añade el terrorista suicida, antes de alabar la figura del sucesor de Baitulá, Hakimulá Meshud. «Dios mediante, quien le sustituye, el emir de los talibanes de Pakistán Hakimulá Meshud, seguirá el mismo método hasta conseguir la victoria, o correr el mismo destino que Hamza Abdul Muttaleb (tío del profeta Mahoma)», añadió.

La grabación también fue emitida por la cadena de televisión privada paquistaní AAJ, que informó de que el fallecido había recibido importantes ofertas de los servicios de inteligencia jordanos y estadounidenses, que «le habrían ofrecido millones de dólares para espiar a los muyahidines». Sin embargo, siempre según dicha emisora, rechazó la oferta para luchar al lado de los milicianos.

Las imágenes, que muestran a Al Balawi hablando en inglés, con el líder talibán sentado a su lado, están ya en poder de los servicios de inteligencia, que están ratificando su autenticidad.

Aunque no está claro cuándo ni donde fue realizada la grabación, todo apunta a que fue rodada en algún lugar del anárquico noroeste de Pakistán, una zona plagada de refugios de terroristas.

El atentado se produjo el pasado día 30 de enero en el interior de la Base Chapman de Operaciones Avanzadas, un complejo muy fortificado en la provincia de Jost, en el sureste y cerca de la frontera con Pakistán. Los agentes de la CIA que trabajaban en las instalaciones tenían como misión ayudar a supervisar precisamente los ataques contra objetivos talibán y de Al Qaeda en la frontera entre Afganistán y Pakistán

Según fuentes de la agencia de EEUU, el autor del atentado había sido reclutado por los servicios secretos jordanos para infiltrarse en Al Qaeda y entre los insurgentes.

En el pasado, Balawi había tenido vínculos con los islamistas, pero los servicios de Inteligencia estadounidense y jordanos creían que se había «desradicalizado» con éxito.