El Parlamento rechaza el brexit de May en una derrota histórica

El acuerdo de la ‘premier’ con la UE recibe 202 votos a favor y 432 en contra, el menor apoyo al Gobierno desde 1924 • Los laboristas presentan una moción de censura, que se votará hoy

36
La primera ministra de Reino Unido, Theresa May, durante el debate parlamentario del acuerdo de brexit.
La primera ministra de Reino Unido, Theresa May, durante el debate parlamentario del acuerdo de brexit. / EFE
Publicidad

La Cámara de los Comunes de Reino Unido votó ayer en contra del acuerdo sobre el brexit negociado por el Ejecutivo de Theresa May y la Unión Europa, en la peor derrota parlamentaria que ha sufrido un Gobierno británico en la historia reciente.

La votación, resuelta en apenas unos minutos, se saldó con 202 votos a favor del acuerdo y 432 en contra, una diferencia de 230 votos. Aunque la prensa británica ya había anticipado una derrota del Gobierno, fue por un margen mayor del esperado.

Por partidos, 196 conservadores, tres laboristas y tres independientes respaldaron a May y 248 laboristas, 118 ‘tories’, 35 diputados del Partido Nacionalista Escocés (SNP), once liberal demócratas, diez legisladores del Partido Unionista Democrático (DUP), cuatro parlamentarios galeses, un ‘verde’ y cinco independientes dijeron ‘no’.

Para encontrar un rechazo tan contundente de los diputados británicos a las medidas emanadas de Downing Street hay que remontarse hasta 1924, cuando el Gabinete de Ramsay MacDonald sufrió una serie de derrotas, la mayor de ellas por un margen de 166 votos.

“Está claro que los diputados no apoyan este acuerdo”, dijo May en sus primeras palabras al Parlamento. “No obstante, la votación de esta noche no nos dice nada sobre qué apoya, ni siquiera si pretende honrar la decisión que la gente tomó en el referéndum” de 2016 sobre el brexit, reprochó.

La líder conservadora exigió a los legisladores que aclaren “lo antes posible”, tanto a los ciudadanos británicos y a los ciudadanos de la UE qué camino quieren seguir. Ella, por su parte, tiene ahora tres días para volver a Westminster con su propia ‘hoja de ruta’.

El rechazo a May no solo se hizo patente a través de los votos, sino en los abucheos que los diputados le dirigieron casi al término de cada frase y que obligó al presidente de la Cámara de los Comunes a recordarles que “la primera ministra tiene derecho a ser escuchada”.

Moción de censura

Por su parte, el líder del Partido Laborista de Reino Unido, Jeremy Corbyn, anunció una moción de censura contra el Gobierno. Corbyn argumentó que May ha protagonizado la peor derrota que ha sufrido un Gobierno británico en Westminster desde los años 20. “El veredicto es absolutamente concluyente”, dijo. Además, reprochó a la ‘premier’ que “en los últimos dos años solo ha tenido una prioridad: el Partido Conservador”.

La líder del Partido Conservador de la Cámara de los Comunes, Andrea Leadsom, indicó que el debate sobre la moción de censura tendrá lugar hoy y se prolongará hasta las 20.00 (hora española), tras lo cual se producirá la votación.

Si la moción de censura fuera aprobada, podría conformarse un Gobierno alternativo del Partido Conservador, lo que obligaría a May a dimitir. En el caso de que no fuera así, el actual Gobierno tendría un plazo de 14 días para ganarse la confianza del Parlamento. Si no lo consiguiera, habría elecciones anticipadas.

El Partido Unionista Democrático de Irlanda del Norte, que apoya al Gobierno de May pero votó en contra del acuerdo del brexit, apoyará a la primera ministra en la moción de censura, según anunció su portavoz, Sammy Wilson.

La ‘premier’ esbozó su ‘hoja de ruta’, indicando que, si su Gabinete sobrevive al órdago laborista, iniciará una ronda de contactos con sus aliados en el Congreso y con otros grupos parlamentarios para buscar una salida a la parálisis. El Gobierno abordará estas consultas con un “espíritu constructivo”, pero “dada la urgencia debemos centrarnos en las ideas que sean verdaderamente negociables y que cuenten con el apoyo de esta Cámara”, explicó. Después, el Ejecutivo se encargará de trasladar las propuestas a la UE, apuntó.

La Unión Europea ha reiterado en numerosas ocasiones que el acuerdo actual es el mejor posible, descartando con ello reabrir las negociaciones. Así las cosas, el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, alertó de que “el riesgo de una retirada desordenada de Reino Unido ha aumentado con el voto de esta noche”.

Por su parte, el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, fue un paso más allá al plantear una reversión del brexit: “Si un acuerdo es imposible, y nadie quiere (una salida) sin acuerdo, entonces ¿quién tendrá finalmente el coraje de decir cuál es la única solución positiva?”.