Reino Unido se ha sumido en un atolladero desde que decidió salir de la UE.
Reino Unido se ha sumido en un atolladero desde que decidió salir de la UE. / EFE
Publicidad

El Parlamento británico vota de nuevo hoy, a partir de las 21.00, una serie de mociones sobre diferentes modalidades de brexit para intentar, dos días después, decidir sobre un acuerdo de consenso en una cuarta y posiblemente última votación antes de que el país abandone la Unión Europea sin acuerdo previo el próximo 12 de abril.

El presidente del Parlamento británico, John Bercow, seleccionó ocho modalidades de brexit entre una lista de 16 opciones. La idea consistirá en elegir a media tarde qué opciones se votarán finalmente a las 21.00. Las opciones que reciban la aprobación del Parlamento serán sometidas en la probable votación del miércoles.

La votación de hoy no tiene carácter vinculante, pero el Gobierno de la primera ministra, Theresa May, se comprometió a escuchar, como poco, la voluntad de sus diputados. De entre todas las opciones comienza a ganar fuerza una: la posibilidad de un brexit suave, por el que Reino Unido quedaría suscrito a una unión aduanera con la UE o, como mínimo, a expensas de una nueva negociación en este ámbito.

Las opciones son las siguientes: brexit con una salida unilateral del acuerdo de mínimos con Irlanda del Norte, el conocido como ‘backstop’. Esta opción fue presentada en la sesión previa y no consiguió acabar sometida a votación.

Otra de las opciones sería un brexit sin acuerdo previo el 12 de abril si el Parlamento es incapaz de aprobar, en cuarta votación, el texto de salida alcanzado entre May y Bruselas. Una propuesta casi idéntica fue rechazada por 340 votos de diferencia en la última votación.

También existe la posiblidad de un brexit con garantías de una negociación sobre la futura relación aduanera con la UE que, de acabar en un acuerdo adicional, deberá contar con rango de ley en Reino Unido. La propuesta inicial fue una de las más exitosas, al acabar rechazada por solo seis votos.

El brexit

“a la noruega” incluiría a Reino Unido en el mercado único con régimen aduanero negociado con la UE. Una propuesta anterior, también muy parecida, fue rechazada.
Otra opción sería un referéndum de confirmación del brexit de Theresa May y Bruselas, que sería ratificado por el Parlamento de recibir la aprobación popular. Una propuesta similar, presentada por el opositor Partido Laborista, fue rechazada la última vez por 27 votos de diferencia. La siguiente alternativa sería un referéndum para impedir un brexit sin acuerdo previo, en lo que se trata de una nueva propuesta.

aprobación popular El Parlamento también contemplaría la supremacía parlamentaria: daría a los diputados un voto sobre si respaldar una salida sin acuerdo si, 36 horas antes de la salida del Reino Unido, no se ofrece ninguna extensión. Un rechazo en esa votación obligaría al Gobierno a revocar el Artículo 50 y detener el brexit en espera de una investigación pública sobre un acuerdo que pudiera obtener apoyo público, que luego podría someterse a un referéndum. También rechazada por más de un centenar de votos de diferencia.
Otra alternativa es el brexit donde Reino Unido seguiría siendo miembro del Espacio Económico Europeo y/o miembro de la Asociación Europea de Libre Comercio. También rechazada.