El Kremlin advierte de que la ley marcial elevaría la tensión

El este del país está controlado por milicianos separatistas prorrusos • El secretario general de las Naciones Unidas, António Guterres, pide máxima contención a las partes

10
Varios oficiales de la Amada ucraniana llegan escoltados al tribunal de Simferópol, en Crimea.
Varios oficiales de la Amada ucraniana llegan escoltados al tribunal de Simferópol, en Crimea. / EFE
Publicidad

El portavoz de la Presidencia de Rusia, Dimitri Peskov, advirtió ayer de que la imposición de la ley marcial en Ucrania podría provocar una escalada de tensión en el este del país, donde los milicianos separatistas prorrusos continúan controlando buena parte del territorio.

Tras señalar que el decreto que impone durante 30 días la ley marcial es “un asunto interno de Ucrania”, Peskov aseguró que la imposición de esta medida “en varias regiones podría provocar una escalada de tensiones en la zona del conflicto”, en el este de Ucrania, según informó la agencia de noticias Sputnik.

El Parlamento aprobó el lunes la imposición de la ley marcial la frontera con Rusia en respuesta al incidente en el que la Guardia Costera rusa apresó el domingo a tres barcos ucranianos y a su tripulación cuando navegaban en el mar de Azov.

llamadas a la contención

Por su parte, el secretario general de Naciones Unidas, António Guterres, dijo estar “muy preocupado” por el incidente en el mar de Azov entre Rusia y Ucrania y subrayó la “necesidad inmediata” de evitar una escalada de las tensiones, para lo cual reclamó “máxima contención” a las partes.

“El secretario general insta a ambas partes a actuar con máxima contención y a tomar medidas cuanto antes para contener este incidente y reducir las tensiones por todos los medios pacíficos, conforma a la Carta de Naciones Unidas”, afirmó un portavoz de Guterres en un comunicado.

En este sentido, el secretario llamó a “respetar por completo los derechos y obligaciones”, en un llamamiento también en defensa de “la soberanía y la integridad territorial de Ucrania, en el marco de sus fronteras reconocidas internacionalmente”.

Por su parte. el ministro español de Asuntos Exteriores afirmó en el día de ayer que entiende que Ucrania “tome sus precauciones militares” en respuesta a los “gravísimos incidentes” que se produjeron en el Mar de Azov y mientras Rusia no acceda a liberar a los buques ucranianos apresados y garantizar la libertad de circulación.

Con todo, insistió en reclamar “una desescalada en la tensión”, tal como hizo este lunes junto con su colega alemán, Heiko Maas. “Entre todos tenemos que evitar la escalada, esta es una región muy sensible, ya hemos pasado por situaciones difíciles, por enfrentamientos bélicos que desestabilizaron toda esa zona”, subrayó.

Así, recordó que todos los Estados Europeos y la alta representante de la UE remarcaron la “la urgente necesidad de volver a la normalidad, libertar prisiones y garantizar la libre circulación”.

“España manifiesta su extrema preocupación por los graves incidentes ocurridos ayer en torno al Estrecho de Kerch, como consecuencia de los cuales fuerzas rusas, en injustificado uso de la fuerza, apresaron tres buques de la armada ucraniana y detuvieron e hirieron a varios de sus tripulantes”, apuntó el Ministerio de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación en un comunicado. Por ello, el Gobierno español pide “una desescalada de la tensión en la zona, la liberación de los detenidos y la restitución de los buques apresados”.

prisión

Un tribunal de la península de Crimea ordenó que uno de los 24 marinos ucranianos detenidos el domingo permanezca otros dos meses entre rejas, en la primera decisión judicial sobre un caso que reavivó las tensiones entre Ucrania y Rusia.

Las autoridades rusas interceptaron el domingo tres buques ucranianos en el mar de Azov, después de que, según Moscú, entrasen en aguas territoriales de Rusia. Kiev, por su parte, alega que los barcos no incurrieron en ninguna violación y que fueron atacados por la Guardia Costera, que disparó “a matar”.

Un tribunal de Simferópol decretó que uno de los 24 marinos, identificado como Vladimir Varimez, permanezca arrestado al menos hasta el 25 de enero. Está acusado de cruzar ilegalmente la frontera, un delito sobre el que el detenido se declaró inocente.