El gobierno italiano se divide en la gestión del caso “Open Arms”

Los ministros de Defensa y de Transporte no apoyan la nueva prohibición de Salvini para impedir la llegada del barco • Seis países europeos se ofrecen a acoger a los migrantes

19
Imagen del barco “Open Arms” con 147 inmigrantes a bordo en las inmediaciones de la isla italiana de Lampedusa.
Publicidad

El buque humanitario “Open Arms” puede entrar en aguas territoriales de Italia con los 147 migrantes que lleva a bordo sin la amenaza de ser retenido ni de pagar multas millonarias que pudieran imponerle las autoridades de ese país, aunque no tiene un puerto asignado para atracar.

La embarcación entró ayer en aguas territoriales italianas y actualmente está frente a las costas de Lampedusa, a la espera de que los 147 socorridos y la tripulación puedan descender a tierra.

La Justicia italiana canceló el miércoles la prohibición contra Open Arms que había firmado el ministro del Interior italiano, Matteo Salvini, por la situación de gravedad en la que se encontraba el barco, que llevaba en el Mediterráneo casi dos semanas.

Pero Salvini, que mantiene un pulso firme contra la inmigración, anunció que presentaría un recurso urgente ante el Consejo de Estado y que firmaría una nueva prohibición para impedir al barco entrar en aguas territoriales de Italia.

La firmó durante la madrugada, pero la prohibición también necesitaba del apoyo de los ministros de Transporte, Danilo Toninelli, y de Defensa, Elisabetta Trenta, ambos del Cinco Estrellas y que se negaron a hacerlo.

“Más allá de las controversias de los últimos días, no debemos olvidar que hay niños y jóvenes que han sufrido violencia y abuso de cualquier tipo. La política nunca puede perder la humanidad. Por eso no he firmado”, dijo ayer la ministra Trenta.

En la misma línea se mostró el ministro Toninelli, quien sostuvo que firmar otra prohibición, después de que la Justicia italiana rechazara la primera, “habría puesto en dificultad al Gobierno” y “Salvini solo busca un consenso fácil”.

Acogida

El primer ministro italiano, Giuseppe Conte, afirmó ayer que los gobiernos de Francia, Alemania, Rumanía, Portugal, España y Luxemburgo le transmitió su disponibilidad para acoger a parte de los 147 migrantes.

Conte explicó en un mensaje dirigido al ministro del Interior, Matteo Salvini, y publicado en las redes sociales que su intención es trabajar para que los países europeos acuerden un mecanismo permanente de distribución de los migrantes que lleguen a las costas italianas, para que el fenómeno sea gestionado a nivel de la Unión Europea.

El primer ministro italiano también reprocha a Salvini que esté utilizando su discurso antiinmigración para incrementar los consensos en el país y le pide que sea leal con el Gobierno al que aún pertenece, pues el líder ultraderechista presentó una moción de censura contra el jefe del Ejecutivo pero no su dimisión como ministro del Interior.