La primera ministra del Reino Unido, Theresa May, ofrece un discurso en Londres. / Efe
Publicidad

El Gobierno de Reino Unido aplazó a la primera semana de junio la publicación de la nueva ley del brexit anunciada esta semana por la primera ministra, Theresa May, y no tiene claro que pueda celebrar esos días la votación prometida en la Cámara de los Comunes, aparentemente por falta de consenso.

Uno de los miembros del Ejecutivo responsables de la actividad parlamentaria, Mark Spencer, respondió ayer a las preguntas planteadas por una diputada laborista generando nuevas dudas en relación a la viabilidad de la Ley del Acuerdo de Retirada que May preveía someter a votación en la semana que arranca el 3 de junio.

Spencer reveló que el texto de la ley será publicado esa misma semana, confirmando así el segundo aplazamiento. La propia May había asegurado el miércoles ante la Cámara de los Comunes que el Gobierno publicaría este viernes el texto, en el que planteó como concesiones que los diputados puedan pronunciarse en un futuro sobre un posible segundo referéndum o una unión aduanera temporal.

Garantías

Spencer también reconoció que no está garantizado que el acuerdo sea sometido a votación esa misma semana, ya que aunque el plan del Ejecutivo pasa por preguntar a los diputados el 7 de junio, no se logró pactar esta fecha “por los canales habituales”. De esta forma, dio a entender que los laboristas no estarían por la labor de celebrar un pleno dicho viernes y modificar el receso parlamentario, según ‘The Guardian’.

May vendió su nuevo plan como la “última oportunidad” para sacar adelante el brexit, sobre el que se cierne ahora como ultimátum la fecha del 31 de octubre. Si se somete a votación finalmente, será el cuarto intento, y en las filas conservadoras son muchos los que pidieron a la primera ministra que no se preste a una nueva derrota que, hoy por hoy, parece segura.

Varios miembros del Gobierno consultados por la BBC reconocieron que May ya no puede seguir en el puesto. May se comprometió a dejar el puesto, aunque por ahora se ciñe a su plan de esperar hasta concluir el proceso de divorcio con la UE.

La primera ministra sufrió el jueves el desplante de la jefa ‘tory’ en la Cámara de los Comunes, Andrea Leadsom, y la presión amenaza con crecer de manos del influyente Comité 1922. Este grupo de conservadores estudia ya modificar la normativa para volver a presentar una moción contra May en el Parlamento.