El humo del incendio fue visible a varios kilómetros de la catedral de Notre Dame.
El humo del incendio fue visible a varios kilómetros de la catedral de Notre Dame. / EFE
Publicidad

Un incendio de importantes proporciones ha devastado la Catedral de Notre Dame de París, cuya cubierta ha quedado totalmente derrumbada tras ser pasto de las llamas, empezando por su emblemática aguja, una de las señas de identidad del templo parisino. El incendio estaría “potencialmente relacionado” con las obras de renovación del edificio, según apuntaron fuentes de Bomberos citadas por la televisión francesa BFMTV.

El fuego se avistó por primera vez en la parte de la cubierta de la cabecera, sobre el deambulatorio, en torno a las 18.50 de ayer y una hora después se derrumbó la aguja y posteriormente todo el techado de la catedral parisina.

“Todo está ardiendo. Toda la estructura, que data del siglo XIX en un lado y del siglo XIII en el otro… No quedará nada”, se lamentó un portavoz de la catedral, André Finot. “Habrá que ver si resiste la bóveda, que protege la catedral”, añadió ante los medios.

Las fuerzas de seguridad establecieron un perímetro de seguridad en torno a la catedral y desalojaron los puentes que comunican la isla de la Cité, donde está el templo, con el resto de la ciudad.

Mientras, un portavoz de Bomberos respondió a las acusaciones de pasividad explicando que se han movilizado importantes medios humanos y materiales: un helicóptero y un avión no tripulado sobrevolaron la zona para facilitar la labor de bomberos y policías, que han mantenido alejados a turistas y vecinos.

En concreto, el secretario de Estado de Interior, Laurent Nuñez, informó de que hasta 400 bomberos fueron movilizados para responder a “un fuego muy violento”. Además, confirmó que por el momento no hay que lamentar heridos.

El primer teniente de alcalde de París, Emmanuel Grégoire, explicó en declaraciones a BFMTV que la prioridad es “evitar el hundimiento para que no haya víctimas entre los vecinos y los turistas”. “Ahora la prioridad es salvaguardar las obras de arte del interior, ya que el daño puede ser mayor, y también hay que controlar el incendio”, añadió.

Desplazados

De hecho, las autoridades estuvieron evacuando parte de la isla de la Cité, donde se encuentra Notre Dame y se han habilitado varios espacios para alojar durante la noche a los desplazados. En la isla viven unas mil personas, según las estimaciones oficiales y acoge hasta cinco hoteles ocupados en su mayoría por turistas de todas las nacionalidades.

“Se está produciendo un incendio terrible en la catedral de Notre Dame en París. El Cuerpo de Bomberos de París está intentando controlar las llamas”, informó la alcaldesa de París, la gaditana Anne Hidalgo, a través de su cuenta en Twitter.

“Estamos movilizados en estrecha colaboración con la Diócesis de París. Invito a todos a respetar el perímetro de seguridad”, añadió. El presidente francés, Emmanuel Macron, expresó su tristeza por el incendio. “Me entristece ver arder esta parte de nosotros”, apuntó a través de Twitter el presidente francés.

“Notre Dame de París bajo las llamas. Toda una nación emocionada. Pensamos en todos los católicos y en todos los franceses. Como todos nuestros compatriotas, esta noche me entristece ver arder esta parte de nosotros”, apuntó el presidente de la República Francesa en las redes sociales.