El expresidente brasileño Michel Temer, detenido por corrupción

La Fiscalía, en el marco del mismo caso por el que fue condenado Lula da Silva, identifica al exmandatario como el líder de una “organización criminal” para el cobro de sobornos

13
Imagen de archivo del expresidente brasileño Michel Temer en el Palacio del Planalto en Brasilia.
Imagen de archivo del expresidente brasileño Michel Temer en el Palacio del Planalto en Brasilia. / EFE
Publicidad

El expresidente brasileño Michel Temer fue detenido ayer por la Policía Federal, en el marco del caso ‘Lava Jato’, en el que se investiga una red de cobro de sobornos a cambio de contratos públicos, según informó la prensa local.

Temer fue detenido en Sao Paulo por agentes federales que le trasladaron de inmediato al aeropuerto internacional de Guarulhos para llevarle a Río de Janeiro, donde al cierre de esta edición se esperaba que entrase en prisión preventiva.

“Es una barbaridad”, dijo Temer sobre su detención en una conversación telefónica que tuvo con el periodista Kennedy Alencar, de la radio local CBN, cuando, según contó él mismo, estaba en compañía de los policías federales.

El juez Marcelo Bretas, que dirige las investigaciones de ‘Lava Jato’ en Río de Janeiro, ha dictado órdenes de captura contra diez personas que incluyen a Temer y al ex ministro de la Casa Civil y de Minas y Energía Wellington Moreira Franco, también arrestado.

La acción judicial contra Temer es una pieza separada de la ‘Operación Radioatividade’, a su vez una rama de ‘Lava Jato’, sobre el presunto desvío del dinero de las obras de la central nuclear Usina Angra 3, a cargo de la empresa de ingeniería Engevix, entre otras.

La orden de detención se basa principalmente en la delación del dueño de Engevix, José Antunes Sobrinho, que afirma que pagó un millón de reales (unos 230.600 euros) a un amigo de Temer, el coronel Joao Baptista Lima, a cambio de la participación de la compañía en dichas obras. El dinero habría sido empleado en la campaña electoral de 2014.

“Organización criminal”

Además, conforme al relato de Antunes Sobrinho, Moreira Franco y Lima le habrían acosado entre 2013 y 2014 para que hiciera “donaciones” a favor del Movimiento Democrático Brasileño. En concreto, el documento judicial, al que ha tenido acceso ‘O Globo’, describe un almuerzo entre el empresario, el entonces ministro y Temer en el Palacio do Jaburu.

Las sospechas sobre Temer también se fundan en la delación del exoperador del PMDB Lucio Funaro, que desvela cómo era el esquema de corrupción del partido político en el Congreso. Cruzada con declaraciones anteriores, ha llevado a los investigadores a concluir que el expresidente era uno de los altos cargos del PMDB que recibía sobornos.

El Ministerio Público Federal (MPF), a petición del cual ha actuado el juez Bretas, explicó en un comunicado que se ha identificado “una organización criminal que actuó en la construcción de la central nuclear de Angra 3 cometiendo los delitos de cárcel, corrupción pasiva y activa, blanqueo de capitales y fraudes en las licitaciones”.

La Fiscalía brasileña señaló directamente a Temer como el líder de la organización criminal, a la que se habrían prometido pagos de 1.800 millones de reales (aproximadamente 400 millones de euros) a través de un complejo entramado de empresas en el que se incluiría Engevix.

El MPF reveló que “la investigación actual muestra que diversas personas físicas y jurídicas usadas de manera interpuesta en la red de blanqueo de activos de Temer continúan recibiendo y movimiento activos ilícitos, así como ocultándolos, inclusive en el exterior”.

También destapó la existencia de “una especie de brazo de la organización criminal especializado en actos de contrainteligencia a fin de dificultar las investigaciones” que habría vigilado a los investigadores y fabricado documentos “para despistar”.

En consecuencia, el MPF pidió “prisión preventiva para algunos de los investigados, dado que todos estos hechos apuntan a la existencia de una organización criminal en pleno funcionamiento implicada en hechos concretos de clara gravedad”.

Mismo caso que Lula

El caso ‘Lava Jato’ es el mismo por el que el también expresidente Luiz Inácio Lula da Silva fue condenado en 2018 a más de doce años de cárcel. En su caso, se le declaró culpable de aceptar un tríplex de lujo en Sao Paulo como pago de la constructora brasileña OAS a sus favores políticos.

Temer, que ya tiene abiertas varias causas judiciales, llegó al Palacio de Planalto en 2011 como vicepresidente de Dilma Rousseff, pero en 2016, tras el cese fulminante de la líder izquierdista en un juicio político (‘impeachment’) celebrado en el Congreso, se convirtió en el nuevo presidente.

El dirigente conservador ocupó el cargo hasta el pasado 1 de enero, cuando cedió la vara de mando a Jair Bolsonaro. Los medios brasileños contaron que sopesó competir por la reelección pero lo descartó por su baja popularidad a causa de los escándalos de corrupción y la crisis económica.