El apoyo de Westminster al acuerdo de divorcio, la llave para la prórroga

Los líderes de la UE piden a May el aval del Parlamento británico antes de fijar una nueva fecha para el brexit lo más cercana posible • Las elecciones del 26 de mayo, condicionante

20
Dos activistas participan en una manifestación contra el brexit y a favor de un nuevo referéndum, ayer en Bruselas.
Dos activistas participan en una manifestación contra el brexit y a favor de un nuevo referéndum, ayer en Bruselas. / EFE
Publicidad

Los jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea reclamaron ayer a su colega británica, Theresa May, que consiga el visto bueno del Parlamento británico al acuerdo de divorcio antes de fijar una prórroga para retrasar el brexit, un aplazamiento que, en cualquier caso, el bloque quiere lo más corto posible.

“Podemos hablar de una prórroga, si es técnica, en caso de una votación positiva. En caso de que la votación sea negativa, nos llevará a todos directamente a (un brexit) sin acuerdo”, declaró el presidente francés, Emmanuel Macron, a su llegada a la cumbre europea en la que los Veintisiete escucharon de primera mano la petición detallada de May.

El escenario preferido por la Unión Europea es una prórroga “técnica”, es decir, de apenas unos meses para dar a Reino Unido el tiempo necesario para cumplir el proceso de salida de manera ordenada. Pero en cualquier caso dejaron claro ya antes de iniciar el debate que no habrá una decisión hoy y que esperarán a ver qué ocurre en el Parlamento británico.

May ha pedido retrasar el brexit del 29 de marzo al 30 de junio, una prolongación que la ‘premier’ ha calculado para concluir el proceso de divorcio antes de que se forme el nuevo Parlamento europeo y evitar así que Reino Unido tenga que celebrar también las elecciones europeas.

El bloque ve con dudas que la fecha que plantea May sea la adecuada y pocos países se mostraron de acuerdo con fijar el fin de la prórroga el 30 de junio en un primer análisis a nivel de embajadores el miércoles, según han indicado varias fuentes europeas.

Otra de las fechas que se barajan como alternativa es la del 22 de mayo, para asegurarse de que Reino Unido no será ya Estado miembro cuando se celebren las elecciones al Parlamento europeo, del 23 al 26 de mayo, pero el calendario puede aún variar porque los líderes decidirán hoy qué fecha poner en el texto de conclusiones que preparan.

Pero el presidente de la Eurocámara, Antonio Tajani, fue más lejos y defendió que la prórroga debe concluir “no más tarde del 11 de abril”, víspera del plazo en que Reino Unido debe anunciar si convoca elecciones europeas o no. A juicio de Tajani, en cualquier caso, el debate no debe centrarse tanto en cuestiones temporales, como en si la prórroga es “útil o inútil”.

“Todos entendemos que es un acontecimiento de importancia histórica y, por tanto, debemos proceder con cautela y trabajar hasta el último minuto para asegurar que podemos tener un brexit ordenado”, afirmó, por su parte, la canciller alemana, Angela Merkel. La mandataria recordó que el Tratado de Retirada no se renegociará y que por ello el margen de maniobra por parte europea es “limitado”.

Más tiempo y espacio

En la misma línea, la presidenta de Lituania, Dalia Grybauskaitè, afirmó que el bloque quiere apoyar a May y que le darán una prórroga, pero que “se sigue discutiendo el plazo exacto”. La lituana avisó de que una prórroga no será una solución “en sí misma”, pero que dará el “tiempo y espacio” necesario al Gobierno británico para dar con esa solución.

El líder luxemburgués, Xavier Bettel, mostró el hartazgo europeo y bromeó al comparar la situación con la obra ‘Esperando a Godot’, porque “esperamos algo que nunca llega”. Bettel insistió en que “la paciencia tiene un límite” y aseguró que la UE ya “no busca una puerta de salida, sino una salida de emergencia”.

“Saber exactamente cuál es la opinión de la primera ministra británica es fundamental para saber si finalmente le damos una prórroga o no le damos una prórroga, en relación con el acuerdo y su votación en el Parlamento británico”, señaló el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez.

El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, también se sumó a las voces que reclaman la adopción previa del acuerdo por parte de la Cámara de los Comunes como prerrequisito, al tiempo que avisó de que de lo contrario los líderes deberán reunirse de nuevo de manera extraordinaria la semana próxima porque la perspectiva será la de un brexit desordenado.