Decenas de iraníes participan en una protesta contra EE.UU. frente a la antigua embajada estadounidense en Teherán.
Decenas de iraníes participan en una protesta contra EE.UU. frente a la antigua embajada estadounidense en Teherán. / EFE
Publicidad

En concreto, sancionó a seis individuos y tres empresas iraníes “implicados en una red de cambio de dinero a gran escala que ha procurado y transferido millones a la Guardia Revolucionaria y la Fuerza Quds”, según indicó el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin.
De acuerdo con el Tesoro, los dos cuerpos de élite recibieron millones de dólares a través de esta red para financiar “sus actividades malignas”, entre las que mencionó los grupos armados que apoya en los conflictos que hay actualmente en la región, como Siria o Yemen.
“El régimen de Irán y su Banco Central han abusado de su acceso a entidades en Emiratos Árabes Unidos para adquirir dólares estadounidenses con los que financiar a la Guardia Revolucionaria y la Fuerza Quds”, dijo Mnuchin.

El jefe del Tesoro expresó a EAU el agradecimiento de Estados Unidos por su “estrecha colaboración” en este asunto, al tiempo que instó a otros países a “permanecer vigilantes ante los esfuerzos de Irán para explotar sus instituciones financieras”.

Como consecuencia de estas sanciones, “todas las propiedades e intereses” que tengan los designados en Estados Unidos quedará bloqueados, estará prohibido para los individuos y empresas estadounidenses hacer negocios con ellos y no podrán viajar a al potencia norteamericana.

Trump anunció el martes la retirada de Estados Unidos del acuerdo firmado en 2015 entre el Grupo 5+1 e Irán para paralizar el desarrollo del programa nuclear de la nación persa a cambio del levantamiento progresivo de las sanciones internacionales en su contra.

El magnate neoyorquino aduce que Irán ha incumplido lo firmado, sin embargo la Agencia Internacional de la Energía Atómica (AIEA) ha verificado en varias ocasiones que el régimen de los ayatolás está respetando los términos del acuerdo.

Retirada de sanciones

Los demás firmantes (Reino Unido, Francia, Alemania, Rusia y China) expresaron su deseo de mantener vivo el pacto atómico, si bien Irán duda de que pueda conservarse sin la participación norteamericana.

El ministro de Exteriores de Rusia, Sergei Lavrov, afirmó ayer que la retirada de las sanciones de Naciones Unidas contra Irán no es algo que sea revisable, en el marco del acuerdo nuclear alcanzado en 2015 con Teherán.

“En lo que respecta a las sanciones unilaterales de Estados Unidos, no podemos hacer nada, otra cosa es que esto no puede afectar la cancelación de las sanciones que impuso el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, esta cancelación no puede ser revisada”, dijo.
Asimismo, señaló que la decisión de Estados Unidos de abandonar el acuerdo “provoca preocupaciones serias”, según informó la agencia rusa de noticias Sputnik.

“Si Washington vuelve a intentar dar un carácter extraterritorial a estas restricciones, esto socavará seriamente la situación general en la región, así como las relaciones entre Estados Unidos y Europa, Estados Unidos y Rusia”, manifestó.

Lavrov recalcó además que el resto de países firmantes del acuerdo (Rusia, China, Francia, Reino Unido, Alemania e Irán) trabajarán para intentar mantener el acuerdo en pie. “Es nuestro objetivo común”, remachó.

Reacción alemana

Por su parte, la canciller de Alemania, Angela Merkel, recalcó ayer que Berlín apoya mantener en vigor el acuerdo nuclear firmado en 2015 con Irán pese a la retirada de Estados Unidos, siempre y cuando Teherán “siga cumpliendo con sus obligaciones”.

El portavoz de Merkel, Steffen Seibert, indicó en un comunicado que Merkel había hablado durante la jornada con el presidente iraní, Hasán Rohani, a quien trasladó que debe haber conversaciones con el país “sobre su programa balístico y sus actividades regionales en Siria y Yemen”.

Asimismo, el portavoz alemán, aprovechó elmomento para condenar los ataques de Irán contra posiciones militares israelíes en los Altos del Golán y reclamó a las autoridades del país centroasiático que “contribuyan a rebajar las tensiones en la región”.