Cartel de protesta contra la frontera que pretenden instalar en Irlanda tras el brexit.
Cartel de protesta contra la frontera que pretenden instalar en Irlanda tras el brexit. / EFE
Publicidad

El ministro de Asuntos Exteriores de Irlanda, Simon Coveney, emplazó ayer sábado a Reino Unido a presentar en un plazo de dos semanas sus propuestas para la frontera entre Irlanda del Norte (Reino Unido) y la República de Irlanda una vez se consume la salida de Reino Unido de la UE, el brexit. La alternativa, advirtió, es un verano de inciertas negociaciones.

“Necesitamos ver propuestas por escrito en las dos próximas semanas. Debe ser en dos semanas después de la cumbre”, afirmó Coveney en declaraciones al periódico ‘The Irish Times’, en referencia a la cumbre semestral de jefes de Estado y de Gobierno de junio en la que se deberían lograr avances sobre esta cuestión.

“Si no hay avances sobre la barrera, nos dirigimos a un verano incierto. En este punto necesitamos propuestas por escrito sobre la barrera irlandesa que sean coherentes con lo acordado. Esperamos propuestas por escrito de los británicos”, argumentó.

Multiplicidad

Según ‘The Irish Times’, Dublín y Bruselas se están impacientando ante la multiplicidad y ligereza de las propuestas británicas. “Cada semana se plantea una nueva idea o solución”, se lamentó una fuente del Gobierno irlandés. Por eso, a Irlanda solo “le interesan propuestas por escrito”. “Estamos en una fase de textos legales. Necesitamos textos legales para trabajar y debatir”, subrayó.

La UE y Dublín insisten en que la retirada de los tratados comunitarios por parte de Reino Unido debe tener como consecuencia un acuerdo de barrera que garantice que Irlanda del Norte cumpla con la normativa comunitaria en caso de que el futuro acuerdo comercial no elimine la necesidad de controles fronterizos. El Gobierno británico ha suscrito esta posición, pero rechaza los medios que plantea Bruselas para aplicarla.

La propuesta de la Unión Europa especifica que si no se logra evitar una frontera “dura”, Irlanda del Norte se mantendrá en el “área regulatoria común” de la UE, lo que significa una unión aduanera de Irlanda del Norte con el bloque comunitario. Londres considera que ello supondría una amenaza para la integridad constitucional del país.

FuenteEuropa Press
Compartir