El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, momentos antes de ser evacuado de emergrencia.
El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, momentos antes de ser evacuado de emergrencia. / EFE
Publicidad

Drones cargados con material explosivo estallaron mientras el presidente venezolano, Nicolás Maduro, pronunciaba un discurso durante un acto militar celebrado el pasado sábado en Caracas. El líder ‘chavista’ salió ileso de lo que el Gobierno considera un “atentado” orquestado por el presidente colombiano, Juan Manuel Santos, si bien la oposición alertó de que podría ser una “excusa” para aumentar la “represión”.

Los hechos ocurrían al filo de las 18.00 (hora venezolana) en la Avenida Bolívar de Caracas, donde Maduro, acompañado por su mujer, Cilia Flores, y sus ministros, daba un discurso transmitido en directo desde una tarima a una audiencia de cientos de militares con motivo del 81º aniversario de la creación de la Guardia Nacional Bolivariana.
Dos pequeñas explosiones sorprenden a Maduro en pleno discurso. El mandatario bolivariano guarda silencio y mira al cielo, mientras la guardia presidencial procede a evacuar el palco de autoridades. Los uniformados, que estaban en formación militar, rompen filas y huyen despavoridos. Siete efectivos resultaron heridos en esta estampida humana.

La señal en directo se cortó y el presidente venezolano no aparece hasta tres horas después desde el Palacio de Miraflores, sede del Gobierno, para confirmar que tanto él como las demás autoridades que habían acudido al acto militar se encuentran bien.
“Mi primera reacción fue de observación, de serenidad, porque tengo confianza plena en el pueblo y en la Fuerza Armada. A mí me protege Dios, pero en la tierra me protegen el pueblo y la Fuerza Armada”, declaró. Según su relato, en un principio atribuyeron la explosión a un “fallo pirotécnico”, pero una segunda explosión detrás del palco presidencial puso en marcha el protocolo de seguridad.

El atentado

“Se trata de un atentado. Han intentado asesinarme el día de hoy”, asegura Maduro. En esta primera intervención, señaló ya a los culpables, afirmando que se trata de un ataque organizado por la “ultraderecha venezolana” con el apoyo del Gobierno de Juan Manuel Santos en Colombia y de agentes de Estados Unidos.

“No tengo duda de que todo apunta a la ultraderecha venezolana, en alianza con la ultraderecha colombiana, y que el nombre de Juan Manuel Santos está detrás de este atentado”, así como “financistas que residen en Florida”, sostuvo Maduro. “Espero que el Gobierno de Trump esté dispuesto a combatir estos grupos terroristas”, añadió.

El suceso tuvo lugar un día después de que Santos declarara que veía “cerca” el final del Gobierno de Maduro. Durante los ocho años que ha ocupado la Casa de Nariño, ha pasado de reconstruir las relaciones bilaterales, hasta el punto de que Venezuela jugó un papel clave en el diálogo de paz con las FARC, a denunciar la ruptura del orden constitucional en el país vecino.

El Ministerio de Exteriores de Colombia ha emitido un comunicado en el que “rechaza enfáticamente” estas acusaciones que ya son “costumbre”. “Resultan absurdos y carecen de todo fundamento los señalamientos de que el mandatario colombiano sería el responsable del supuesto atentado en contra del presidente venezolano (…) Exigimos respeto”, pidieron desde Colombia.

El propio Maduro anunció desde Miraflores que el Ministerio Público inició la investigación de este supuesto atentado y que ya se han producido las primeras detenciones: “Han sido capturados parte de los autores materiales (del ataque) contra mi vida y se encuentran ya procesados”.

Maduro se declaró más decidido a luchar por la Revolución Bolivariana y se mostró seguro de contar con el respaldo del pueblo venezolano. “Si algún día me hicieran algo, la derecha tendría que verse las caras con millones de humildes, de obreros y campesinos, de soldados en las calles haciendo justicia por su propias manos”, dijo.

Soldados de franelas

Un grupo denominado Movimiento Nacional Soldados de Franelas, que estaría integrado por militares descontentos con el Gobierno de Maduro, emitió un comunicado en el que reivindicó la autoría del ataque contra el presidente venezolano.

Primero, explicaron en Twitter que la ‘Operación Fénix’ consistía en “sobrevolar dos ‘drones’ cargados con C4 el palco presidencial”, pero “francotiradores de la Guardia de Honor derribaron los ‘drones’ antes de llegar al objetivo”. “Demostramos que son vulnerables. No se logró hoy, pero es cuestión de tiempo”, aseguraron.