La primera ministra británica Theresa May fue el primer mandatario en decidir expulsar a 23 diplomáticos rusos.
La primera ministra británica Theresa May fue el primer mandatario en decidir expulsar a 23 diplomáticos rusos./ EFE
Publicidad

Un total de 16 países de la UE, incluidos Alemania, Francia y España, expulsarán a diplomáticos rusos en el marco de una acción coordinada en respuesta al ataque químico contra el exespía ruso Sergei Skripal y su hija a principios de mes en la localidad británica de Salisbury.

Los jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea acordaron el pasado viernes de madrugada llamar a consultas al embajador de la UE en Rusia y varios países avanzaron su intención de hacer lo propio con sus respectivos embajadores y/o expulsar a diplomáticos rusos, paso que estudiaban países como Francia, Lituania y Polonia tras condenar “en los términos más firmes” el ataque y respaldar la evaluación del Gobierno británico de que era “extremadamente probable” que Rusia fuera el responsable y que no había “otra explicación alternativa verosímil”.

España, por su parte, expulsará a dos diplomáticos rusos en respuesta al ataque en señal de solidaridad con Reino Unido en el marco de una acción coordinada a nivel de la UE.
El Gobierno “ha decidido la expulsión de dos funcionarios diplomáticos de la Embajada de la Federación de Rusia en Madrid que deberán, en consecuencia, abandonar el territorio nacional”.

Fuentes diplomáticas han precisado que el personal ruso expulsado son “agregados”, aunque no han aclarado el área para la que trabajan, y se les han dado siete días para abandonar el país

En total, los países de la UE expulsarán a 30 diplomáticos rusos, aunque se esperan “más”. Alemania, Francia y Polonia anunciaron públicamente que expulsarán a cuatro diplomáticos rusos, mientras que Lituania y República Checa expulsarán a tres, Italia, Países Bajos y Dinamarca a dos, Letonia, Estonia, Finlandia, Rumanía, Suecia, Hungría y Croacia, a uno. Por su lado, el Gobierno belga lo está estudiando. “La evaluación de Irlanda está en curso. Se están considerando medidas”, explicaron fuentes diplomáticas.

Además, los gobiernos de Polonia, Letonia, Lituania y Estonia, todos ellos países de la UE, han convocado este lunes a los respectivos embajadores rusos, supuestamente para expresarles su malestar por el ataque en Salisbury, en línea con la UE.

EEUU expulsa a 60 diplomáticos

El Gobierno de Estados Unidos también ha ordenado la expulsión de 60 diplomáticos rusos y el cierre del Consulado de Rusia en la ciudad de Seattle como represalia por el ataque con gas nervioso perpetrado contra el exespía Sergei Skripal y su hija, Yulia, en la ciudad inglesa de Salisbury.

Estados Unidos se ha sumado así, con un gesto similar, por las “actividades desestabilizadoras” de Rusia y ha ordenado a 60 personas que abandonen el país en el plazo de una semana, entre ellas 12 diplomáticos pertenecientes a la delegación rusa ante Naciones Unidas. También ha decretado el cierre del Consulado en Seattle “debido a su proximidad con las bases submarinas y Boeing”.

La representación norteamericana ante Naciones Unidas ha identificado a los 12 diplomáticos de la ONU señalados como “agentes de Inteligencia” que “han abusado de su privilegio de residencia en Estados Unidos”. En este sentido, según la versión oficial de Washington, estas personas habrían incurrido en “actividades de espionaje”.

En la tarde de ayer, el Ministerio de Asuntos Exteriores de Noruega anunció también la expulsión de un diplomático ruso en apoyo a Reino Unido.

Respuesta rusa

Por otro lado, El Ministerio de Asuntos Exteriores ruso ha atribuido a “fuerzas poderosas” en Reino Unido y Estados Unidos el ataque con una neurotoxina sufrido por el exespía ruso Sergei Skripal en suelo británico.

“Ahora, después de que se publicaran esas cifras (de los diplomáticos rusos expulsados) no queda la menor duda de que detrás de la provocación organizada en Reino Unido están unas poderosas fuerzas que se encuentran en Estados Unidos y Reino Unido”, afirmó la portavoz de Exteriores Maria Zajarova.

Rusia ha negado cualquier responsabilidad y ha exigido a Londres que presente pruebas que respalden sus acusaciones, al tiempo que se ha mostrado dispuesto a colaborar para aclarar lo sucedido.