Detienen a un joven francés por el ataque contra un soldado en París

La Policía identificó al sospechoso por un vídeo de vigilancia y le capturó tras comprobar que el ADN hallado en objetos depositados en una bolsa corresponde con el acusado.

0

Cuatro días después de que un soldado francés fuera apuñalado en un centro comercial de París, la Policía detuvo ayer a un joven que admitió ser el autor del ataque. El chico, de nombre Alexandre y que hoy cumple 22 años, es un ciudadano galo convertido al Islam que tiene antecedentes penales por comisión de varios delitos cuando era menor y que fue arrestado en la vivienda de un amigo en el barrio de Verriere, en el sur de la capital.

La Policía identificó al sospechoso gracias a las imágenes de una cámara de vigilancia en el centro comercial, en el que se veía al agresor rezando en una esquina del recinto ocho minutos antes del ataque, lo que hace a los investigadores pensar que se trata de un acto de terrorismo radical, si bien, según explicó el fiscal de París, François Molins, el sospechoso parece ser «un individuo aislado».

Además, se halló el ADN del acusado en objetos hallados en una bolsa cerca del lugar del ataque, en cuyo interior se encontraba una chaqueta que llevaba puesta en el momento de la agresión, así como una botella de zumo de naranja y un cuchillo. Las muestras genéticas coincidieron con las tomadas al sospechoso durante sus arrestos por actos de delincuencia cuando era menor, ninguno de los cuales le habían llevado a la cárcel.

Cuando los gendarmes le arrestaron, Alexandre confesó el ataque. «Dijo que sabía por qué estaban allí los agentes», indicó Molins, quien añadió nuevos detalles de la investigación.

«La naturaleza de los actos, el hecho de que fuera perpetrado tres días después del ataque de Londres y la oración justo antes de pasar a la acción nos dejan suponer que actuó en nombre de su ideología religiosa y que su deseo era atacar a un representante del Estado», estimó el fiscal.

Ante tales estimaciones, es posible que el detenido se enfrente a cargos de terrorismo, manifestó el letrado, que agregó que «parece evidente su intención de matar al soldado».

La detención provisional del joven podrá prolongarse durante 96 horas, tras lo cual, «probablemente», será llevado ante un juez antiterrorista.

Un chico a la deriva

A Alexandre no se le conocían vínculos con islamistas, si bien sus padres, que fueron interrogados, detallaron que se convirtió poco antes de tener 18 años.

Mientras, el director de la Policía Judicial, Christian Flaesch, le consideró un individuo «sin duda a la deriva», pese a que procede de una familia que «parece totalmente honrada». Sin empleo, no tenía un domicilio preciso y podría haber dormido en la calle en los últimos días, precisó.

El joven fue objeto de un control de identidad en 2007 con motivo de una oración en la calle. «Los servicios especializados no consideraron que fuera peligroso», explicó el fiscal, si bien la Inteligencia francesa habían advertido el pasado mes de febrero de su «deriva islamista».