Detienen a dos músicos y al dueño de la discoteca incendiada en Brasil

Al menos 120 personas continúan hospitalizadas, de las que 80 se encuentran en estado muy grave, lo que hace temer que se puedan ampliar las 231 víctimas mortales.

0

Brasil continuaba ayer en shock por la tragedia vivida el pasado domingo en una discoteca de Santa Maria, en el estado de Rio Grande do Sul, que dejó al menos 231 víctimas mortales y más de un centenar de heridos, de los que 80 se encuentran en estado muy grave, mientras los investigadores buscaban a los culpables de uno de los episodios más negros del país y los familiares de los fallecidos enterraban a sus seres queridos.

La Policía detuvo a uno de los dueños de Kiss, el local de fiestas donde se produjo el incendio, y a dos de los integrantes del grupo musical que actuaba en el momento del incidente, Guirizada Fandangueira, y cuyo cantante (que se encuentra entre los arrestados), al parecer, originó el fuego al encender una bengala desde el escenario. Elissandro Sphor Kiko, uno de los propietarios de la sala, fue capturado en un hospital de la localidad de Cruz Alta, a unos 130 kilómetros de Santa Maria, mientras que los dos músicos fueron detenidos en el funeral del acordeonista del grupo, que falleció en el incendio. El juez Regis Adil Bertolin decretó prisión provisional de cinco días para los arrestados y para el socio de Sphor, que aún no ha sido localizado por las autoridades, por lo que fue declarado «prófugo».

Los dueños de Kiss se enfrentan a las acusaciones de que el local no tenía actualizados ni la licencia de actividad ni el plan de prevención de incendios (según los Bomberos, estaban caducados desde el pasado mes de agosto). Los investigadores también apuntan a que los extintores del local no funcionaban y a que la única puerta de salida de la instalación se encontraba bloqueada por órdenes de los propietarios, quienes, según acusaciones de la Policía, se habrían desecho de las grabaciones de las cámaras de seguridad. Por todo ello, podrían ser acusados de homicidio culposo.

Por su parte, los integrantes de Guirizada Fandangueira podrían ser imputados por homicidio imprudente, al ser los causantes de las llamas. No obstante, Rodrigo Martins, guitarrista del grupo, apuntó que «habíamos lanzado una bengala durante una de las canciones y, en medio de la otra, me di cuenta que había fuego. Nuestro percusionista intentó lanzar agua, pero el fuego aumentó. Vino un agente de seguridad con un extintor, pero no funcionó».

Mientras prosigue la investigación, al menos 120 personas continúan ingresadas en diferentes hospitales de la zona. De ellas, 80 se encuentran en estado grave, lo que hace temer que el número de víctimas mortales pueda aumentar con el paso del tiempo. «Son pacientes que están con respiración asistida, en estado crítico», explicó un portavoz del Ministerio de Sandiad.

El Gobierno ya se ha puesto en contacto con varios países vecinos para preguntar por las reservas en bancos de piel para posibles trasplantes a los convalecientes.

Además, ayer fue la primera jornada de despedidas, con el inicio de los funerales de los fallecidos en la tragedia, que se celebraron por todo el país, ya que la mayoría de los muertos eran estudiantes que habían acudido a la fiesta universitaria en Kiss, pero no eran naturales de Santa Maria.