Denuncian la imposibilidad de evacuar a los civiles heridos de la zona de guerra

El Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) denunció ayer la imposibilidad de evacuar a los civiles heridos y enfermos de la zona de combate en el noreste de Sri Lanka, así como de distribuir comida para los residentes del territorio de apenas cinco kilómetros cuadrados donde las tropas gubernamentales tienen rodeados a los rebeldes.

0

«La falta de seguridad obligó a nuestro ferry a permanecer en el mar durante todo el día de hoy, a solo kilómetros de la zona de conflicto. Al anochecer, tuvo que ser devuelto a su base, más al sur, en Pulmoddai», explicó el jefe de la delegación del CICR en la nación, Paul Castella, desde Colombo.

«Evacuar a los heridos, entre los que hay niños y personas mayores, cuyas vidas se encuentran en peligro, es la única manera de que puedan recibir el tratamiento médico apropiado: tienen que ser trasladados lo antes posible», declaró.

El barco de Cruz Roja pudo llegar por última vez a la zona de guerra el pasado sábado, 9 de mayo, cuando, además de entregar ayuda alimentaria y médica, evacuó a 516 enfermos junto a algunos familiares. Sin embargo, los enfrentamientos también impidieron que el ferry pudiera llegar a la orilla de la pequeña franja costera donde se están librando los combates el día antes, 8 de mayo.

Los enfrentamientos cada vez tienen lugar más cerca de los civiles y estos se ven obligados a refugiarse en trincheras y refugios improvisados para protegerse de la lucha entre la tropas ceilandesas y los Tigres de Liberación de la Tierra Tamil (LTTE). La población civil sufre también carencia de alimentos, agua potable y cuidados sanitarios.

Por otro lado, el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) denunció «el terrible impacto que el conflicto está produciendo en los niños» y recordó que en las últimas 48 horas ha aumentado el número de menores muertos.

El Director Regional del organismo para el Sur de Asia, Daniel Toole, cifró en 50.000 las personas atrapadas en el área donde se siguen desarrollando los combates. «Tememos que muchos más pequeños morirán si la ofensiva actual del Gobierno continúa y el LTTE se niega a permitir a los civiles abandonar la zona de guerra», señaló.