Corea del Norte realiza su segundo ensayo nuclear y lanza dos misiles de corto alcance

Las reacciones internacionales no se hacen esperar y mientras el jefe de la diplomacia de la Unión Europea, Javier Solana expresa su "preocupación", el presidente de EEUU lo califica de "desafío que amenaza a la paz", y Corea del Sur dice que es una "provocación".

1

El jefe de la diplomacia de la Unión Europea (UE), Javier Solana, condenó hoy la nueva prueba nuclear efectuada por Corea del Norte, que consideró una «flagrante violación» de la resolución del Consejo de Seguridad de la ONU aprobada tras el primer ensayo nuclear norcoreano.

«Condeno la prueba de armamento nuclear llevada a cabo hoy por Corea del Norte. Este acto es una flagrante violación por parte de Corea del Norte de la resolución 1718 del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas», indicó en un comunicado.

Para Solana, esta nueva prueba nuclear -la segunda que realiza ese país desde octubre de 2006-, «amenaza aún más la paz en la región y la seguridad en el noreste de Asia», después del lanzamiento de misiles de largo alcance el pasado mes de abril, recordó.

«Estos actos irresponsables de Corea del Norte justifican una firme respuesta de la comunidad internacional», destacó Solana, que añadió que la UE permanecerá en contacto con sus socios para «discutir las medidas apropiadas».

Cinco días después de la primera prueba nuclear norcoreana, el 9 de octubre de 2006, el Consejo de Seguridad de la ONU aprobó la resolución 1718, que insta a Pyongyang a abandonar las pruebas de armas nucleares y de misiles balísticos, así como el desarrollo de ese tipo de armamento.

Ese texto le supuso entonces a Corea del Norte sanciones comerciales para impedirle tener acceso a tecnologías relacionadas con ese tipo de armas.

Hoy Corea del Norte anunció que ha llevado a cabo «con éxito» una segunda prueba nuclear subterránea, de mayor potencia que la de octubre de 2006, ya que la prueba de hoy fue estimada en 20 kilotones por fuentes del Ministerio ruso de Defensa, frente a menos de 1 kilotón en 2006.

Obama condena el «desafío» norcoreano que «amenaza la paz»

En un comunicado, el presidente estadounidense argumentó que «el peligro que suponen las actividades amenazantes de Corea del Norte se merecen una acción (de respuesta) por parte de la comunidad internacional».

Obama sostuvo que «el desafío al Consejo de Seguridad de la ONU» significa que Corea del Norte «se está enfrentando directa y temerariamente a la comunidad internacional».

Agregó que «el comportamiento de Corea del Norte aumenta las tensiones y socava la estabilidad en el noreste de Asia» y que «tales provocaciones servirán sólo para profundizar el aislamiento» de Pyongyang.

Rechazo internacional

Las reacciones en otro países no se han hecho esperar. El primer ministro británico, Gordon Brown, condenó hoy duramente la prueba nuclear hecha por Corea del Norte esta madrugada y dijo que «socavará las perspectivas de paz» en la región.

En un comunicado, Brown dijo que el ensayo fue «erróneo, equivocado y un peligro para el mundo».

«Este acto socavará las perspectivas de paz en la península de Corea y no hará nada por la seguridad de Corea del Norte», afirmó el jefe del Gobierno del Reino Unido, que advirtió al país de que si no se comporta de forma responsable, se enfrenta «a un renovado aislamiento».

El primer ministro japonés, Taro Aso, consideró hoy que el segundo ensayo nuclear de Corea del Norte «viola claramente» las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU, entre ellas la aprobada tras la primera prueba atómica de 2006.

Aso indicó que Japón, Corea del Sur y Estados Unidos buscarán dar una respuesta coordinada al test nuclear subterráneo anunciado hoy por el régimen comunista, según decidió en una conversación telefónica con el presidente surcoreano, Lee Myung-bak.

En una declaración ante los periodistas, el primer ministro nipón indicó además que el test de Corea del Norte es «un grave desafío» al Tratado de No Proliferación Nuclear (TNP), que el régimen comunista abandonó en 2003.

El Gobierno francés pidió hoy al Consejo de Seguridad de la ONU la imposición de «las sanciones más firmes» a Corea del Norte por el nuevo ensayo nuclear realizado por este país.

Francia condena «con la mayor firmeza» la acción de las autoridades norcoreanas porque constituye «indiscutiblemente» una violación del derecho internacional y de los compromisos adquiridos por Pyongyang con la comunidad internacional, dijo el portavoz del Gobierno francés, Luc Chatel.

Por ello, París pide a Naciones Unidas que acuerde las sanciones correspondientes, añadió el portavoz en declaraciones a la emisora de radio «Europe 1