Publicidad

El líder del Partido Laborista británico, Jeremy Corbyn, insistió ayer en que su formación no defiende la celebración de un segundo referéndum sobre la permanencia de Reino Unido en la UE, pero tampoco descartó que se pueda producir.

“No apoyamos ni pedimos un segundo referéndum. Lo que hemos pedido es una votación significativa en el Parlamento”, afirmó Corbyn en un programa de la cadena de televisión ITV. Sin embargo, a continuación evitó concretar nada, durante en una batería de preguntas sobre si podría cambiar su postura en el futuro.

La portavoz de Asuntos Exteriores laborista, Emily Thornberry, dejó también la puerta abierta a un nuevo referéndum siempre y cuando cambie la opinión pública al respecto. “En cuanto a un segundo referéndum (…), si el 90 por ciento de la población dijera que quiere seguir en la Unión Europea, sería un problema para todos nosotros como demócratas”, afirmó Thornberry en declaraciones a la BBC.

Esta posición, reconoció Thornberry, es un “acto de profundo equilibrio” para satisfacer tanto a los votantes laboristas que apoyaron el Brexit, como a los que votaron en contra.

Reproches

Desde el partido del Gobierno, James Cleverly, vicepresidente del Partido Conservador, reprochó a los laboristas que “cada paso que dan es para intentar frustrar el proceso del Brexit en lugar de para lograr que sea un éxito”.

“Solo los conservadores están trabajando para garantizar que cuando Reino Unido abandone la UE, recuperemos el control de nuestras leyes, dinero y fronteras. No se puede confiar en los laboristas para traer la salida de la Unión Europea”, argumentó.

También una de las caras visibles de la campaña del Brexit, Nigel Farage, advirtió del peligro que supone la existencia de un grupo bien organizado y financiado que está haciendo campaña para que Reino Unido se quede en la UE. “El bando del ‘quedarse’ está dándolo todo. Tienen mayoría en el Parlamento y a menos que nos organicemos podríamos perder la histórica victoria que fue el Brexit”, afirmó Farage en una entrevista con ‘The Observer’.

El 23 de junio de 2016 los británicos votaron a favor del Brexit con un 52 por ciento frente al 48 por ciento que votó en contra. Desde entonces Londres está negociando las condiciones de la salida del país del bloque comunitario. El último sondeo del ‘Daily Mirror’, publicado el jueves, apunta a que aunque la mayoría (51-43%) no respalda un segundo referéndum, el 55% de la población apoyaría la continuidad en la UE, frente al 45% que respalda el Brexit.