China pone al mundo en alerta tras un nuevo desplome de sus bolsas

Medidas. Las autoridades optan por suspender el mecanismo de interrupción tras la segunda jornada del año con un cierre prematuro

1

Las acciones de China cayeron ayer un 7% tras menos de media hora de negociación, lo que activó por segunda vez en lo que va de semana el mecanismo automático de interrupción de las operaciones, aplicado desde principios de año cuando se producían caídas bruscas en las bolsas de Shanghái y Shenzhen, horas antes de que que las autoridades del país asiático decidieran suspenderlo “para mantener el buen funcionamiento de los mercados”.

La presión vendedora sobre las acciones aumentó en línea con una depreciación del yuan que tocó su menor nivel desde febrero de 2011. China aceleró la devaluación de la moneda, provocando fuertes movimientos bajistas de las divisas de la región asiática y de los mercados bursátiles, ante el temor de que el gigante chino esté comenzando una guerra comercial contra sus competidores. El Banco Popular de China sorprendió de nuevo a los mercados al fijar el punto medio de su tasa cambiaria en 6,5646 yuanes por dólar, el nivel más bajo desde marzo de 2011.

El impacto se sintió inmediatamente en las monedas de la región de Asia Pacífico, como el dólar australiano, que cayó medio centavo de dólar estadounidense en un abrir y cerrar de ojos. Una depreciación continua del yuan pone presión para que otras economías asiáticas devalúen sus monedas y así puedan mantenerse competitivas frente al enorme poderío exportador de China.

Además, hace que las materias primas que cotizan en dólares sean más caras para los compradores chinos, lo que puede debilitar la demanda y presionar aún más a los precios de los recursos naturales en una reacción en cadena.

Además, las reservas de divisas del país asiático, las mayores del mundo, cayeron en 2015 al nivel más bajo registrado hasta el momento, aumentando las preocupaciones sobre la creciente salida de capitales del país. En concreto, las reservas de divisas de China cayeron a los 3,33 billones de dólares (3 billones de euros) en el año 2015, lo que supone 512.660 millones de dólares (470.000 millones de euros) menos que las reservas de divisas registradas el año anterior, según los datos publicados por el Banco Popular de China. Sólo en el mes de diciembre las reservas cayeron 107.900 millones de dólares (99.300 millones de euros), la mayor caída en términos mensuales registrada hasta el momento en un descenso aún mayor que el esperado por los mercados. Casi dos tercios de la caída de las reservas tuvieron lugar entre agosto y diciembre, periodo en el que el Banco Popular decidió devaluar su divisa prácticamente el 2% de forma inesperada para hacer frente a unos decepcionantes datos macroeconómicos.

Por su parte, el multimillonario y economista George Soros advirtió de las similitudes entre la situación de la economía del gigante asiático con la crisis financiera del año 2008, ya que según él, China se encuentra luchando para encontrar “un nuevo modelo de crecimiento”, hecho que, unido a la devaluación de su divisa, está llevando al resto del mundo a tener “problemas”. Además, el inversor de origen húngaro indicó que la decisión de la Reserva Federal estadounidense de aumentar los tipos de interés por primera vez en nueve años supone un mayor “desafío” para los países en desarrollo.