El presidente de Bolivia, Evo Morales, asiste a la sede de la Corte Internacional de Justicia en La Haya.
El presidente de Bolivia, Evo Morales, asiste a la sede de la Corte Internacional de Justicia en La Haya. / efe
Publicidad

La Corte Internacional de Justicia (CIJ) dictaminó ayer que Chile no está obligado a tener que negociar con Bolivia una salida al océano Pacífico, como reclama el Gobierno que preside Evo Morales, presente en La Haya para la lectura del esperado fallo. Por doce votos frente a tres, los magistrados de la CIJ echaron por tierra las esperanzas de Morales de recuperar la salida al mar que Bolivia perdió hace más de un siglo. “La República de Chile no contrajo la obligación legal de negociar un acceso soberano al océano Pacífico para el estado plurinacional de Bolivia”, indicó el presidente de la CIJ, Abdulqawi Ahmed Yusuf, al dar lectura al fallo.

Bolivia presentó en 2013 una demanda ante la CIJ contra Chile para conseguir el acceso al océano Pacífico que perdió en el siglo XIX, fruto de una guerra que le dejó sin 400 kilómetros de costa y 120.000 kilómetros cuadrados de territorio. Chile considera que el asunto quedó zanjado en el Tratado de Paz y Amistad de 1904 que Bolivia no reconoce.

Bases

En su veredicto, los jueces de la CIJ dijeron que no fueron capaces de “concluir, sobre la base del material que le ha sido presentado, que Chile tenga ‘la obligación de negociar con Bolivia para llegar a un acuerdo que garantice a Bolivia un acceso pleno y soberano al océano Pacífico’”.

Por ello, “la Corte no puede aceptar las otras peticiones presentadas por Bolivia, que se fundamentan en la existencia de tal obligación, en concreto que el Tribunal falle y declare que Chile ha roto la obligación y que Chile debe cumplir esa obligación de buena fe, rápido, formalmente, en un plazo razonable de tiempo y de forma efectiva”, prosiguen los jueces.

En este sentido, el presidente boliviano, Evo Morales, se aferró a la mención al diálogo hecha por la Corte Internacional de Justicia (CIJ) en su fallo de ayer. “Hemos escuchado atentamente el informe de la CIJ”, dijo Morales desde La Haya, donde había acudido en persona para conocer el esperado fallo, que Bolivia confiaba que le fuera favorable.

Asimismo, el presidente de Chile, Sebastián Piñera, calificó de “triunfo” el fallo de la Corte Internacional de Justicia al tiempo que se mostró conciliador y dispuesto al diálogo aunque sin comprometer en ningún caso “el territorio y la soberanía” de su país, según dejó claro en los medios.