Cae una red que vendía falsos fármacos a través de Internet

La mercancía incautada en los 81 países en los que se desarrolló la intervención está valorada en más de seis millones de dólares y provoca el cierre de 13.500 tiendas ilegales.

0

Un total de 55 personas fueron detenidas ayer en el marco de una operación en 81 países coordinada por la Interpol contra el tráfico de medicamentos falsos por Internet, que llevó a la incautación de mercancía, potencialmente peligrosa, por valor de más de seis millones de dólares.

Tan solo en España se decomisaron 500.000 anabolizantes, hormonas y productos para la disfunción eréctil, y se arrestó a siete personas, acusadas de intrusismo y delitos contra la salud pública.

El trabajo, bautizado como Pangea IV, se llevó a cabo entre el 20 y el 27 de este mes y condujo al cierre de 13.500 establecimientos que se dedicaban a la distribución de falsos productos farmacéuticos.

Así, se requisaron 8.000 paquetes en 48 países con 2,4 millones de píldoras y pastillas de antibióticos, esteroides, tratamientos contra el cáncer, la depresión, la epilepsia, así como suplementos alimenticios y multitud de productos adelgazantes. «Los países miembros de agencia y sus socios han mostrado con el éxito de la operación Pangea IV que la red no es un paraíso de anonimato seguro para los delincuentes que trafican con fármacos ilícitos», subrayó el secretario general de la agencia policial, Ronald Noble.

Coordinada por la Interpol desde su cuartel general en la ciudad francesa de Lyon, Pangea IV se llevó a cabo con el apoyo del grupo de trabajo internacional contra la falsificación de medicamentos e implicó a policías, aduaneros, agencias reguladoras nacionales, proveedores de servicios de pago en línea y varios distribuidores.

Su objetivo era desactivar redes delincuentes y actividades conexas a la comercialización en línea de medicinas falsificadas ante los graves riesgos sanitarios que todo eso acarrea.

Sus tres centros de acción fueron los servidores de la red, el sistema de pago electrónico y el de distribución.

Noble hizo hincapié en que la principal finalidad era acabar con la actividad de las páginas web ilegales dedicadas al negocio farmacéutico e identificar los flujos de dinero que mueven ese ámbito, que representan un riesgo para la sanidad pública. «No podemos detener el aprovisionamiento ilícito de medicinas sin un esfuerzo internacional consistente, colectivo y constante que implique a todos los sectores», advirtió. A ese respecto, añadió que el trabajo solo fue posible gracias a la intervención de 165 agencias y el intercambio de información a través de la sede de Interpol en Lyon.