Bruselas reclama a España que controle el fraude en los fondos

El comisario Algirdas Semeta cree que es necesario intensificar la detección de irregularidades.

La Comisión Europea expresó ayer su “preocupación” por el escaso número de irregularidades fraudulentas detectadas por España en el uso de fondos europeos y ha pedido a las autoridades españolas que refuercen sus controles para descubrir los casos de fraude.

En 2013, España sólo detectó 12 casos de fraude en las ayudas agrícolas por valor total de 801.903 euros y ningún caso en los fondos estructurales, según el informe anual de la Comisión sobre la protección de los intereses financieros de la UE.

Además, las autoridades españolas informaron al Ejecutivo comunitario de irregularidades no fraudulentas en la política agrícola común (215 casos por valor de 15 millones) y en la política regional (277 casos por valor de 87 millones).

En el capítulo de los ingresos, España comunicó 121 casos de fraude por valor de 12 millones y 520 casos de irregularidades no fraudulentas por valor de 105 millones.

Correcciones

En contraste con estas bajas cifras, el Ejecutivo comunitario aplicó a España el año pasado correcciones financieras por valor total de 717 millones de euros debido a irregularidades, aunque el importe está muy por debajo de los 2.172 millones que se registraron en el año 2012.

“Las prácticas de detección de fraude siguen siendo muy diferentes entre los Estados miembros y la Comisión sigue estando preocupado por el bajo número de irregularidades fraudulentas comunicado por algunos países”, señala el informe. Bruselas “recomienda reforzar su trabajo en detectar e informar sobre el fraude” a España en el área de la política de cohesión.

Esta recomendación se dirige también a Francia, Irlanda, Hungría, Dinamarca y Holanda, mientras que Portugal, Lituania, Holanda y Finlandia deben reforzar los controles sobre las ayudas agrícolas.

“Ha llegado el momento de que los Estados miembros cumplan su cometido de forma más eficaz. Han de intensificar sus esfuerzos por prevenir, detectar y perseguir a los que intentan cometer fraude a costa del presupuesto de la UE”, ha dicho el comisario responsable de Lucha contra el Fraude, Algirdas Semeta, en un comunicado.

Los Estados miembros que detectaron y comunicaron el mayor número de irregularidades fraudulentas en 2013 fueron Italia, Rumanía, Bulgaria, Polonia, Dinamarca y Grecia (entre 302 y 55). Por lo que se refiere a las cantidades afectadas, las cifras más altas corresponden a Italia, Polonia, Rumanía, Grecia y Alemania (entre 68 y 24 millones).

En la UE, el fraude detectado por las autoridades nacionales ascendió en el capítulo de gastos a 248 millones, el 0,19% del presupuesto comunitario y un 21% menos que el año anterior. En el capítulo de ingresos, el fraude ascendió a 61 millones, el 0,29% de los recursos propios recaudados y también un 21% menos que el año anterior.

Por otra parte, España se mantiene como el tercer Estado miembro de la UE -sólo superado por Italia y Grecia- con más procedimientos de infracción abiertos por la Comisión por aplicar de forma incorrecta las normas sobre mercado único, según el último informe semestral publicado ayer por el Ejecutivo comunitario.

Actualmente, España tiene 60 expedientes pendientes, justo el doble que la media comunitaria de 30 casos. La duración de los procedimientos de infracción es también más larga que la media, ya que los casos tardan en cerrarse 31 meses frente a una media de 27,9 meses.

FuenteEuropa Press  
Compartir