Bruselas avala el bloqueo francés a los trenes procedentes de Italia

La UE descarta que esta medida ponga en peligro la Europa sin fronteras, mientras el país galo avisa de que solo dejará pasar sus fronteras a los que tengan recursos financieros.

La polémica decisión de Francia de bloquear temporalmente «por razones de orden público» el tráfico de trenes procedentes de Italia, tras la concesión en el país transalpino de permisos temporales de residencia a miles de inmigrantes tunecinos, fue apoyada ayer desde Bruselas. Allí, la comisaria de Interior de la Comisión Europea (CE), Cecilia Malmstrom, afirmó que el acuerdo Schengen faculta a París para impedir el tráfico ferroviario, a la vez que agregó que la Europa sin fronteras no está en peligro.

La responsable confirmó que las autoridades galas remitieron al Ejecutivo de la UE una carta que explicaba su decisión el pasado fin de semana de suspender temporalmente la circulación de trenes llegados desde Italia, por temor a una avalancha de inmigrantes que huyen de los conflictos en el norte de África.

«Nos explican que se decidió por razones de orden público, que fue una interrupción temporal única y que ahora el tráfico funciona con normalidad. (…) Parece que esto no afecta al Reglamento de Control de Fronteras de Schengen y que tienen derecho a hacerlo», indicó la comisaria.

Mientras, París intenta evitar que aumente la tensión diplomática con Roma, pero insistió en que solo dejará atravesar sus fronteras a quienes tengan suficientes recursos financieros.

El ministro francés del Interior, Claude Guéant, contestó de esa manera al titular italiano de Exteriores, Franco Frattini, quien calificó de «sorprendente» la decisión gala de bloquear el domingo durante unas horas el tránsito de trenes entre la localidad transalpina de Ventimiglia y la gala de Menton.

Frattini, además, pidió a su embajador en París que presente una protesta formal. Al mismo tiempo, manifestó la esperanza de que el contencioso se pueda solucionar antes de la cumbre bilateral que reunirá en Roma el 26 de abril al presidente francés, Nicolas Sarkozy, y a su homólogo italiano, Silvio Berlusconi.

Por otro lado, el jefe de Gobierno de Rumanía, Traian Basescu, confirmó que su país ha ofrecido a Berlusconi acoger a 200 refugiados procedentes de Túnez.

Basescu declaró que Rumanía responde así al llamamiento hecho por il Cavalliere a toda la Unión Europea.

FuenteAgencias  París
Compartir