Bruselas acusa a Gazprom de abuso de posición dominante en el mercado del gas

0

La Comisión Europea envió ayer un pliego de cargos al gigante energético ruso Gazprom en el que le acusó formalmente de abusar de su posición dominante para obstaculizar la competencia e imponer precios altos en el mercado del gas natural en los países de Europa central y del este.

Gazprom dispone ahora de un plazo de 12 semanas para presentar sus alegaciones y solicitar una audiencia de defensa al Ejecutivo comunitario. El envío de un pliego de cargos supuso avanzar un paso más para imponer una fuerte multa a la compañía rusa, que podría alcanzar el 10% de su volumen de negocios en este sentido.

“Me preocupa que Gazprom esté vulnerando las reglas antimonopolio de la UE al abusar de su posición dominante en los mercados de gas europeos. Consideramos que puede haber levantado barreras artificiales que impiden que el gas fluya de unos países de Europa central y del Este a otros, obstaculizando la competencia transfronteriza. Mantener los mercados nacionales de gas separados también ha permitido a Gazprom cobrar precios que en esta fase consideramos injustos”, explicó la comisaria de Competencia, Margrethe Vestager en este sentido.

“Si nuestras preocupaciones se confirman, Gazprom tendrá que enfrentarse a las consecuencias legales de su comportamiento”, avisó la comisaria europea.

Infundadas

Por su parte el gigante energético ruso Gazprom tachó ayer de “infundadas” las acusaciones contenidas en el pliego de cargos que le ha enviado la Comisión Europea por abuso de posición dominante y avisó de su estatus de “empresa estratégica controlada por el Gobierno” de Moscú, por lo que reclamó una “solución aceptable” a “nivel intergubernamental”, afirmó.

“Gazprom considera las acusaciones planteadas por la Comisión Europea infundadas”, resaltó la compañía rusa, que sostiene que respeta “todas las normas del derecho internacional y la legislación nacional” de los países donde opera. El gigante energético resaltó además que está basado “más allá de la jurisdicción de la UE”, que las leyes rusas le confieren “funciones especiales”.