Bruselas e Italia llegan a un acuerdo sobre los presupuestos

Este pacto corrige la situación de incumplimiento del Pacto de Estabilidad y Crecimiento

10
Pierre Moscovici y Valdis Dombrovskis anuncian que no abrirán expediente a Italia por sus presupuestos.
Pierre Moscovici y Valdis Dombrovskis anuncian que no abrirán expediente a Italia por sus presupuestos. / EFE
Publicidad

La Comisión Europea decidió ayer finalmente no abrir un procedimiento por déficit excesivo a Italia tras haber llegado a un acuerdo con el Gobierno de Giuseppe Conte con respecto al plan presupuestario para 2019, que recoge un objetivo de déficit público del 2,04% frente al 2,48% previsto en el primer borrador, que fue rechazado por Bruselas.

Así lo anunciaron el vicepresidente del Ejecutivo comunitario para el Euro, Valdis Dombrovskis, y el comisario de Asuntos Económicos y Monetarios, Pierre Moscovici, en una rueda de prensa posterior al Colegio de Comisarios en el que la Comisión Europea descartó la apertura del expediente, que en última instancia hubiera supuesto la imposición de una multa de unos 3.500 millones.

“El Gobierno italiano ha recorrido un largo camino. Hace pocas semanas había retórica de la confrontación. Las intensas negociaciones de las últimas semanas resultaron en una solución par 2019 que nos permite evitar en estos momentos el procedimiento por déficit excesivo”, destacó el letón.

Según explicó el vicepresidente de la Comisión Europea, el esfuerzo fiscal adicional prometido por Italia para el próximo año asciende a 10.250 millones de euros. Bruselas calcula que el deterioro del déficit estructural, que era del 0,8% en el primer borrador, se reduce a cero con las medidas prometidas. La previsión de crecimiento, a su vez, se reduce desde el 1,5% al 1%.

escenario económico

Dombrovskis, sin embargo, dejó claro que “la solución no es ideal”, aunque “corrige” la situación de “incumplimiento grave” del Pacto de Estabilidad y Crecimiento. Además, destacó que el nuevo plan presupuestario de Roma se basa en un “escenario económico plausible”.

En concreto, la Comisión Europea todavía tiene dudas sobre los efectos que tendrá la aplicación de las dos medidas expansionistas del Gobierno italiano: la reforma de las pensiones y la renta ciudadana. Bruselas cree que su entrada en vigor supondrá mayores costes, pero Italia se comprometió a compensarlos en 2020 y 2021 con una “cláusula de salvaguardia” que supondrá una subida del IVA.

“Sin embargo, sabemos que Italia en el pasado no ha activado esta salvaguardia. Si esto pasa de nuevo se tendrán que buscar grandes recursos en algún lado”, advirtió Dombrovskis, que también criticó el incremento del impuesto de sociedades y el recorte en el gasto en inversión pública.

Asimismo, Roma congelará 2.000 millones de euros adicionales de gasto, que sólo desbloqueará si la ejecución presupuestaria a lo largo del año permite concluir que el cumplimiento del déficit acordado va en el buen camino.