Boston busca un responsable

El gobernador de Massachusetts insiste en que no se encontraron más bombas que las dos que explotaron y detalla que eran de fabricación casera y contenían metralla.

1

Un Estados Unidos conmocionado por el atentado contra la maratón de Boston del pasado lunes continuaba ayer buscando intensamente a los, por ahora, desconocidos autores de lo que el presidente del país, Barack Obama, ya calificó abiertamente de «acto terrorista» que dejó al menos tres muertos y más de 170 heridos.

«Cada vez que se usan bombas contra civiles inocentes es un acto de terrorismo», subrayó el mandatario desde la Casa Blanca, cuya bandera, al igual que las de todos los edificios oficiales de la nación, ondeaba a media asta en recuerdo de las víctimas de las explosiones.

Con todo, el dirigente fue muy cuidadoso al destacar que aún se desconoce quién está detrás del «del atroz y cobarde» ataque. «No sabemos todavía quién lo realizó o por qué, si fue planificado y perpetrado por una organización terrorista, extranjera o doméstica, o si fue el acto de un malvado individuo. Eso es lo que todavía no sabemos, claramente estamos al comienzo de la investigación», destacó, al tiempo que pidió la colaboración ciudadana para intentar esclarecer cuanto antes este asunto.

Fuentes oficiales desvelaron que el número de víctimas asciende a 176, de las que tres murieron y 17 se encuentran en «estado crítico». Según médicos que han tratado a los afectados, estos sufrieron heridas por una «variedad de objetos afilados», incluidos clavos y perdigones, sobre todo en zonas bajas del cuerpo, lo que obligó a realizar numerosas amputaciones.

Entre los fallecidos se encontraba Martin Richard, un niño de ocho años cuya historia conmocionó al mundo. El pequeño estaba con su familia cerca de la meta animando a su padre, que participaba en la carrera y que resultó ileso. Además, su hermana de seis años perdió una pierna.

Estados Unidos ha movilizado todos los recursos y agencias disponibles para investigar el ataque de Boston. Por el momento, según los responsables de las pesquisas, se siguen numerosas pistas, sin que se hayan confirmado detenciones.

De hecho, las autoridades aseguraron que no se descarta ninguna hipótesis y que, por tanto, la investigación no se limitará a Boston o EEUU. «Es un trabajo mundial, llegaremos a los confines del mundo para identificar al sujeto o sujetos responsables de este despreciable crimen», prometió un portavoz de la Casa Blanca.

Eso sí, los talibanes paquistaníes negaron cualquier vinculación con los ataques. «Allá donde encontremos a estadounidenses, los mataremos, pero nosotros no tenemos ninguna relación con las explosiones de Boston», señaló un alto cargo del grupo rebelde.

De acuerdo con las últimas informaciones oficiales, solo se hallaron dos artefactos explosivos, los que efectivamente estallaron la víspera a poca distancia de la línea de llegada del maratón. Así lo aseveró el gobernador de Massachusetts, Deval Patrick, quien agregó que las bombas utilizadas eran artesanales, de pequeño tamaño y escasa potencia, elaboradas con explosivos rudimentarios, si bien parte de su contenido era metralla.

Además, fuentes del FBI desgranaron que los artefactos fueron colocados dentro de ollas a presión que, a su vez, estaban escondidas en mochilas.