Berlusconi reclama un cambio en la Constitución para tener más poder

El político arremete contra la izquierda y adelanta que el objetivo de su recién creada formación es realizar la «revolución liberal que servirá para anteponer la persona al Estado».

El presidente del nuevo partido de la centroderecha italiana El Pueblo de la Libertad (PDL), Silvio Berlusconi, pidió ayer mayores derechos para el primer ministro, ya que ahora cuenta con «poderes casi inexistentes» y para ello reclamó la reforma de la Constitución.

Berlusconi fue elegido por unanimidad líder del PDL en la tercera y última jornada del congreso constituyente de la organización, una clausura a la que no asistió el número dos del mismo, el dirigente del Congreso de los Diputados, Gianfranco Fini, quien siguió la intervención desde casa.

Tras su elección, el primer ministro pronunció un discurso de 61 minutos en los que se mostró optimista ante la crisis económica, destacó la importancia de las elecciones europeas e insistió en la necesidad de otorgar mayores prerrogativas al premier para la gobernabilidad del Estado. «El país necesita ser útil y la experiencia reciente dice que el papel del mandatario es fundamental y hoy tiene poderes casi inexistentes. No puede nombrar y cesar ministros. Solo puede organizar el orden del día del Consejo de Ministros, mientras que en el extranjero, en todas las democracias europeas, goza de privilegios reales», refirió.

El recién elegido presidente del PDL persigue que decretos de urgencia como el planteado antes de morir la joven Eluana Englaro, en coma durante años, no tengan que ser ratificados por el presidente.

Silvio Berlusconi, de 72 años, se mostró optimista ante la crisis económica: «sacaremos a Italia del agujero» y ello es la «prioridad e indefectible misión» de la nueva formación política.

«La crisis se ha difundido en el mundo por obra de un virus llegado de EEUU, que yo llamo gripe americana y que ha golpeado a un cuerpo sano que es nuestro país. Ninguno tiene la receta segura para combatirlo», explicó.

Il Cavaliere relató que su Gobierno ha actuado «con inteligencia de forma que no se viera afectado el consumo» y añadió que ha tomado medidas para garantizar que los bancos no interrumpan el flujo de los créditos a las familias, además de crear subsidios sociales para los más desfavorecidos, «lo que los Ejecutivos de izquierda jamás han hecho».

El objetivo del futuro del nuevo partido es realizar la «revolución liberal que servirá para anteponer la persona al Estado» -dijo entre grandes ovaciones de los 6.000 delegados presentes- ésta es la diferencia con la izquierda «que no hace oposición al Gobierno, hace oposición al país».

El nuevo presidente del PDL repasó temas como los jóvenes, a los que prometió préstamos «para los que quieran abrir una empresa», la escuela y la Universidad con 135.000 estudiantes que se podrán beneficiar de becas «verdaderas», y las mujeres, para las que reconoció que «hay una disparidad ocupacional y de salarios». «Nuestro Gobierno ha hecho siete leyes en defensa de las féminas, la izquierda cero, ni siquiera una», afirmó.

Después, Berlusconi explicó que tras la II Guerra Mundial y el milagro económico de los años 60, el PDL guiará «la tercera reconstrucción de Italia. Saldremos de la crisis más fuertes que antes y también de la incertidumbre política».

Por último, el político subrayó la importancia de las próximas elecciones europeas, en las que el PDL puede ser el primer grupo del Partido Popular Europeo (PPE) y volvió a citar el último sondeo que otorga a esta formación el 44 por ciento de los votos en el país, aunque auguró que alcanzarán «el 51 por ciento».

«Hay muchos italianos que pueden unirse a nosotros en los próximos meses para hacer del territorio un país libre y moderno. No debemos tener miedo de pensar a lo grande. La sociedad que hemos construido sobrevivirá a nuestros fundadores».

FuenteCarmen Postigo (Efe) 
Compartir