Berlusconi contra la mujer ‘piú bella’

El primer ministro italiano amenaza con un divorcio «durísimo» a su esposa, que ha osado recriminarle sus actitudes machistas

7

El primer ministro de Italia, Silvio Berlusconi, de 72 años, vive sus horas más bajas tras saber que «la más hermosa de todas las mujeres», como definió una vez a su esposa, Veronica Lario, de 53, no da marcha atrás en su intención de divorciarse.

Un duro golpe para Il Cavaliere, acostumbrado a cosechar un éxito tras otro y con unos índices de popularidad en el país transalpino que rebasan el 70 por ciento y que ni siquiera resultan mellados por sus comentarios jocosos y sus actuaciones políticamente incorrectas.

El Berlusconi de arranques, impetuoso, bromista y que actúa con la soberbia que le otorga el saberse el hombre más poderoso y de los más ricos de Italia, reaccionó ayer entre la amenaza de un divorcio «durísimo» y la resignación de un «no creo que vuelva con ella».

Fue en los camerinos del teatro Manzoni de Milán donde prodigó por primera vez el mandatario sus palabras de amor a Lario tras su interpretación femenina en el Magnifico Cornudo de Fernand Cromelynk en 1980. Todo un flechazo.

Veronica era entonces una sexy y bella actriz de escaso éxito, de labios carnosos, mirada felina y clara que contrastaba con su oscura melena, mientras que Berlusconi ya era todo un magnate casado con Carla dall’Oglio, con la que tenía dos hijos.

La pasión entre ambos se desató en la antigua villa Bortelli, sede de Fininvest, en Milán, y fruto de ella en 1984 nació su primera hija, Barbara.

Un año después llegó el divorcio de su primera mujer y a continuación el nacimiento de otros dos retoños, Eleonora, hoy de 22 años y Luigi, de 20.

El 15 de diciembre de 1990, Silvio Berlusconi y Veronica Lario se casaban en ceremonia civil en el Palazzo Marino de Milán, apadrinados por Bettino Craxi, ex presidente de la República.

Ella describió a su marido con una sola palabra: «Irresistible», cuando fue nombrado primer ministro en 1994, pero nunca ejerció de activa primera dama.

Fue Berlusconi el que en 2002 se adentró en temas personales en público cuando se rumoreaba la existencia de una relación amorosa entre su mujer y el filósofo Massimo Cacciari.

Antes de las discusiones actuales que han sido la guinda para Lario y que les conducen al divorcio -las bailarinas en las listas para la elecciones europeas y la visita de Berlusconi a una joven de 18 años en Nápoles-, el primer ministro dedicó un disco a su pareja.

El pasado mes de febrero escribió la premonitoria canción Pero si te pierdo para aplacar las iras de su esposa por sus desaires y coqueteos con otras mujeres.