Bélgica bombardeará desde julio posiciones de Daesh en Siria

La misión relevará a la desplegada por Países Bajos durante un periodo de 12 meses

2

Bélgica prevé enviar a partir del próximo mes de julio varios caza F-16 para bombardear posiciones de Estado Islámico en Siria, como parte de la ofensiva de la coalición internacional contra el grupo terrorista. “Es tan seguro (atacar Siria) como sobrevolar Irak”, justificó el ministro de Defensa, el nacionalista flamenco Steven Vandeput, en declaraciones a la cadena VRT.

La decisión fue tomada durante una reunión de ministros restringida y supone el envío de seis caza F-16 a partir del mes de julio, momento en que tomarán el relevo de la misión holandesa durante un periodo de 12 meses.

En una visita a Bruselas tras los atentados del pasado 22 de marzo, el secretario de Estado estadounidense, John Kerry, pidió al primer ministro belga, Charles Michel, que se sumara a la ofensiva en Siria. Michel, sin embargo, dijo entonces que era una posibilidad, pero que debía ser aprobada primero por el Parlamento federal.

Bélgica se sumó en octubre de 2014 a la coalición internacional contra el grupo yihadista con seis aviones de combate F-16, pero hasta el momento sólo tenía mandato para atacar posiciones del EI en Irak. De hecho, los cazas belgas no habían participado en bombardeos desde junio de 2015.

Otros países europeos como Dinamarca también ampliaron sus operaciones de Irak a Siria. Quedan por determinar los detalles de la participación de los aviones belgas, que sólo operarán en Siria “bajo condiciones muy estrictas y fijadas con antelación. La seguridad debe estar garantizada, si no no lo haremos”, advirtió el ministro de Defensa la semana pasada.

sospechas Estados Unidos sospechaba que el cerebro de los atentados de París Abdelhamid Abaaoud era “el hombre responsable de planear atentados en Europa” por parte del Estado Islámico, según reconoció ayer el enviado especial del presidente Barack Obama, responsable de la coalición internacional contra el Estado Islámico, Brett McGurk.

Éste recordó que Abaaoud se encontraba en Raqqa “y viajó a París para supervisar los ataques, algo que nunca habíamos visto antes en ataques de Al Qaeda”, pero insistió en todo caso en que los atentados de París y de Bruselas son obra de “una red de planificación de operaciones externa muy sofisticada, basada claramente en Raqqa”.

McGurk, quien ayer explicó a los embajadores de la OTAN dónde se centrarán los esfuerzos de la campaña contra el Estado Islámico en los próximos meses, subrayó la importancia de seguir “menguando” el territorio que controla el Estado Islámico en Siria e Irak y sellar la frontera turco-siria para evitar la entrada y salida de combatientes extranjeros a Siria, como ocurrió con “algunos de los terroristas de País, que se desplazaron por aquí”, al tiempo que elogió los esfuerzos de Ankara en su territorio.