Amigos, compañeros, estudiantes y profesores en una vigilia para la excampeona de golf Celia Barquin .
Amigos, compañeros, estudiantes y profesores en una vigilia para la excampeona de golf Celia Barquin . / EFE
Publicidad

El presunto asesino de la golfista cántabra Celia Barquín Arozamena, cuyo cuerpo fue hallado sin vida el pasado lunes en un campo de golf de la localidad de Ames, en el estado de Iowa, podría enfrentarse a cadena perpetua si es declarado culpable de asesinato en primer grado.
El acusado, Collin Daniel Richards, de 22 años, se encuentra en prisión provisional, en la cárcel del Condado de Story, y se le ha impuesto una fianza de cinco millones de dólares en efectivo.

La vista preliminar, en la que el presunto agresor de Barquín Arozamena conocerá el delito del que se le acusa, se ha fijado para el próximo 28 de septiembre, a las 13.00 horas (hora local), según informa el diario local Des Moines Register.

Si es declarado culpable de asesinato en primer grado, Richards se enfrentará a una condena de cadena perpetua y no tendrá ninguna posibilidad de libertad condicional aunque, según informó la Policía de Guthrie, otro condado el que residió el chico, éste tiene un “amplio historial de enfermedades mentales y drogadicción”.

No obstante, las pruebas apuntan a que el joven tenía intención de matar, ya que había dicho horas antes a un conocido que tenía el “impulso de violar y matar a una mujer”, aunque la fiscal del condado, Jessica Reynolds, cree que el ataque a Barquín Arozamena fue “un acto de violencia al azar” porque no se conocían.

Y es que ella, de 22 años, era una joven promesa del golf y estudiaba Ingeniería Civil en la Universidad Estatal de Iowa y él un chico sin hogar que residía en una tienda de campaña en un asentamiento temporal cerca al campo de golf en el que apareció el cuerpo de Celia Barquín.

El cuerpo, según informó la Policía de Ames, presentaba “heridas de arma blanca en el torso, la cabeza y el cuello” cuando fue hallado por los agentes en el campo Coldwater Golf Links, a donde se trasladaron después de que unos jugadores encontraran una bolsa de golf sin que hubiera nadie cerca. Tras llegar al lugar, los agentes rastrearon la zona y “a cierta distancia” encontraron el cuerpo de Celia.