Imagen del presidente estadounidense Donald Trump, ayer, durante una reunión de alguaciles.
Imagen del presidente estadounidense Donald Trump, ayer, durante una reunión de alguaciles. / EFE
Publicidad

Un “alto cargo” del Gobierno de Estados Unidos publicó de forma anónima un artículo de opinión en ‘The New York Times’ en el que revela una “resistencia” dentro de la Administración para frenar los impulsos del presidente, Donald Trump, en línea con lo que recoge el periodista Bob Woodward en su último libro y que cita fuentes internas.

‘The New York Times’ explica que decidió conservar el anonimato del firmante porque es una persona pública y su labor podría verse comprometida si sale a la luz su identidad. En este sentido, considera que su testimonio ofrece una “importante perspectiva” para entender los entresijos de un Gobierno que parece caótico a ojos de la opinión pública.

En el artículo, se habla de una “resistencia silenciosa” que intenta, desde dentro del Gobierno, “frustrar parte de la agenda (de Trump) y sus peores inclinaciones”. “Yo soy uno de ellos”, cuenta esta persona, para quien la primera obligación de todo funcionario pasa por proteger los intereses del país por encima de los del presidente.

“La raíz del problema es la amoralidad del presidente”, reza el texto, en el que se da cuenta de “impulsos equivocados” y que en ocasiones van “contra el comercio y contra la democracia”. En este sentido, esgrime que Trump ni siquiera muestra un mínimo respeto por las políticas y valores de la formación que le aupó al poder, el Partido Republicano.

Según esta versión, Trump toma decisiones sin estar lo suficientemente informado o de forma “imprudente” o impulsiva, lo que se traduce en una constante sensación de tensión de todo el equipo que le rodea. “La mayoría trabajan para aislar sus operaciones de los caprichos” del presidente, afirmó el alto cargo anónimo.

Adultos en la sala

“El comportamiento errático sería más preocupante si no hubiese héroes en la sombra en la Casa Blanca y sus inmediaciones. Algunos de los asesores que aparecieron como villanos en los medios de comunicación, pero en privado hicierono mucho para contener las malas decisiones”, añadió.

Así, y aunque admite que puede ser de poco alivia en esta “era caótica”, el alto cargo afirmó que la ciudadanía debería saber que “hay adultos en la sala” capaces de lidiar con el mandatario. “Reconocemos por completo lo que ocurre y estamos intentando hacer lo correcto, aunque no lo haga Trump”, agregó.

La fuente reconoció que, habida cuenta de la “inestabilidad” imperante, las especulaciones sobre el inicio de un juicio político para expulsar a Trump del poder han sido una constante, pero “nadie quiere precipitar una crisis constitucional”. “Haremos todo lo que podamos para conducir esta Administración en la dirección correcta hasta que acabe, de una manera u otra”, apostilló.

respuesta de trump La reacción de Trump no se hizo esperar y, en unas breves declaraciones a los medios de comunicación, ha cuestionado la validez que pueda tener “alguna fuente anónima dentro de la Administración”, ya que “probablemente está fracasando y esté aquí por los motivos equivocados”.

El magnate neoyorquino consideró “cobarde” el anonimato esgrimido para el artículo y cargó contra el periódico que lo publica, como ya hizo en otras ocasiones. “Si no estuviese aquí, creo que ‘The New York Times’ ni siquiera existiría”, dijo Trump entre risas en la Casa Blanca.
Por su parte, la portavoz de la Casa Blanca, Sarah Sanders, sostuvo que el diario debería “presentar una disculpa” después de haber decidido publicar este artículo “patético, insensato y egoísta”. Asimismo, defendió que ninguno de los 62 millones de estadounidenses que votaron por Trump lo hicieron por la “fuente cobarte y anómima” del ‘New York Times’.

“La persona detrás de este artículo optó por engañar en lugar de apoyar al debidamente elegido presidente de Estados Unidos”, lamentó Sanders, para quien el autor “no está poniendo primero al país sino a sí mismo y su ego”.

FuenteEuropa Press
Compartir