Hans-Georg Maassen fue relevado de su cargo para servir como secretario de estado.
Hans-Georg Maassen fue relevado de su cargo para servir como secretario de estado. / EFE
Publicidad

El Gobierno alemán decidió en la jornada de ayer relevar de su cargo al controvertido jefe de los servicios secretos alemanes internos, Hans-Georg Maassen, después de unas polémicas declaraciones sobre las recientes protestas de ultraderechistas en Chemnitz, en el este de Alemania.

Maassen dejará de estar al frente de la Inteligencia alemana para ser trasladado al Ministerio de Interior como secretario de Estado, poniendo fin así a una crisis de Gobierno tras sus polémicas declaraciones sobre los incidentes xenófobos ocurridos a finales de agosto después de la muerte de un alemán a manos supuestamente de tres refugiados en Chemnitz.

El director de la Oficina Federal para la Protección de la Constitución (BfV) puso en duda la autenticidad de un vídeo con escenas que parecen mostrar una cacería de inmigrantes por parte de extremistas de derecha después del crimen, contradiciendo así a la propia canciller, Angela Merkel.

La decisión se tomó en una reunión de crisis de Angela Merkel con sus socios del Gobierno: la líder del partido socialdemócrata SPD, Andrea Nahles, y el presidente de la Unión Cristiano Social (CSU), Horst Seehofer, quien como ministro del Interior es el jefe directo de Maassen.
Por el momento no se anunció quién va a ser el sucesor de Maassen. Sin embargo, en los círculos conservadores se habla de que el actual secretario de Estado Hans-Georg Engelke, del Ministerio del Interior, habría mantenido conversaciones a principios de semana para ser el nuevo jefe de la Inteligencia alemana.

Desde el Gobierno se informó también de que Maassen no será el responsable de supervisar los servicios secretos desde el Ministerio de Interior, aunque Seehofer aprecia “su competencia en cuestiones de seguridad pública”. Para Maassen el cambio representa incluso un ascenso a un grado superior. El Ministro de Interior presentará los detalles hoy.
Durante el fin de semana, Merkel habló por teléfono al respecto con los principales miembros de su coalición. Según informó el lunes el diario alemán ‘Die Welt’, la mandataria alemana cree que Maassen ya no podía seguir al frente de la Inteligencia del país al interferir en la política.

FuenteEuropa Press
Compartir