La bandera Nacional saudí ondea en su Consulado en Estambul, que ultima su investigación de la muerte del periodista.
La bandera Nacional saudí ondea en su Consulado en Estambul, que ultima su investigación de la muerte del periodista. / EFE
Publicidad

El ministro de Economía de Alemania, Peter Altmaier, dijo ayer que su Gobierno quiere que otros países de la Unión Europea también suspendan la venta de armas a Arabia Saudí en protesta por la muerte del periodista Yamal Khashoggi en el Consulado saudí en Estambul.
Las autoridades saudíes dieron diferentes y contradictorias versiones sobre lo que le sucedió al periodista Khashoggi desde que accedió al Consulado el 2 de octubre hasta que admitieron que el reportero murió dentro de la legación diplomática. El domingo, el ministro de Exteriores saudí, Adel al Jubeir, aseguró que el asesinato del periodista fue “un grave y enorme error” y trató de desvincularlo del príncipe heredero, Mohamed Bin Salman.

También el domingo, la canciller alemana, Angela Merkel, anunció que su Ejecutivo dejará de vender armamento a Arabia Saudí mientras se mantenga la incertidumbre sobre la muerte del periodista saudí crítico con el régimen.

Altmaier, un cercano aliado de Merkel, dijo que las explicaciones de las autoridades saudíes sobre el caso no fueron hasta el momento suficientes. “El Gobierno está de acuerdo en que no aprobaremos más exportaciones de armas por el momento porque queremos saber qué pasó”, afirmó el titular de Economía, en declaraciones a la cadena de televisión ZDF.
Hasta 2018, el Ejecutivo alemán había aprobado exportaciones de armas por valor de más de 400 millones de euros destinadas a Arabia Saudí, lo que convertía al país en su segundo mayor comprador tras Argelia.

Ante la pregunta de si Alemania dará marcha atrás en los contratos de armas ya firmados con las autoridades saudíes, el ministro de Economía alemán afirmó que se tomará una decisión al respecto “muy pronto”.

Altmaier aseguró que otros países de la Unión Europea deberían detener la venta de armas a Arabia Saudí para aumentar la presión sobre Riad en torno al caso de Khashoggi. “Para mí, sería muy importante que llegáramos a una postura conjunta europea”, dijo Altmaier.
“Porque solo si todos los países europeos están de acuerdo se logrará causar impresión en el Gobierno en Riad. No tendrá ninguna consecuencia positiva si nosotros paramos las importaciones de armas pero otros países al mismo tiempo llenan ese vacío”, explicó.

Además, destacados líderes políticos alemanes emplazaron este fin de semana al consejero delegado de Siemens, Joe Kaeser, para que no asista esta semana a una conferencia de inversores convocada en Arabia Saudí.

Por otro lado, el Alemania ha convocado al embajador de Arabia Saudí como gesto de protesta. La portavoz del Ministerio de Exteriores alemán, Maria Adebahr, confirmó ante los periodistas la citación del embajador.