Los diferentes países de la Unión Europea están manteniendo varias disputas por las políticas de inmigración.
Los diferentes países de la Unión Europea están manteniendo varias disputas por las políticas de inmigración. / E.p.
Publicidad

Los ministros de Interior de Alemania, Austria e Italia se reunirán la próxima semana para estudiar cómo “cerrar” la ruta migratoria por el mar Mediterráneo, en el marco de la reactivación del debate sobre migración y asilo en la Unión Europea.

El canciller austriaco, Sebastian Kurz, y el ministro de Interior de Alemania, Horst Seehofer, se vieron ayer en Viena para abordar el plan del Gobierno de Angela Merkel de construir centros para migrantes en la frontera común en los que discriminar quiénes son refugiados y quiénes inmigrantes económicos, para reubicar a los primeros y deportar a los segundos.

Este plan, acordado entre la Unión Cristiano Demócrata (CDU) de Merkel y su socio bávaro, la Unión Socio Cristiana (CSU), suscitó una fuerte respuesta por parte de Austria, que amenazó con reforzar los controles en la frontera con Alemania para impedir que los albergados en estos centros cruzaran hacia su territorio.

Centros de acogida

En Seehofer aseguró a Kurz que estos centros de acogida no afectarán al flujo migratorio hacia Austria, principal demanda de Viena.

Además, Kurz reveló que han acordado “que la próxima semana habrá una reunión de los ministros de Interior de Alemania, Austria e Italia con el objetivo de adoptar medidas para cerrar la ruta del Mediterráneo hacia Europa, para garantizar que la inmigración ilegal cesa”.

Seehofer precisó que el encuentro se producirá en el marco de la cumbre de ministros de Interior de Europa que tendrá lugar entre el jueves y el viernes de la próxima semana en la ciudad austriaca de Innsbruck.

De esta manera, los tres países quieren resolver uno de los principales problemas que está afectando a la Unión Europea.