Agentes de la Policía recogieron pruebas durante una operación junto a un supermercado donde tomaron rehénes.
Agentes de la Policía recogieron pruebas durante una operación junto a un supermercado donde tomaron rehénes. / EFE
Publicidad

El presidente de Francia, Emmanuel Macron, confirmó ayer la que tres personas fallecieron y otras16 resultaron heridas en el “ataque terrorista islamista” en el sur del país, reivindicado por el grupo yihadista Estado Islámico.

“Nuestro país ha sufrido un ataque terrorista islamista. El terrorista ha sido identificado”, señaló, antes de recalcar que “la investigación deberá dar respuestas varias preguntas importantes”, entre las que ha enumerado “cuándo se radicalizó y cuándo y cómo se hizo con el arma”.

Asimismo, dijo que el país “ha pagado el precio con sangre desde hace muchos años” y afirmó que “los soldados franceses arriesgan sus vidas para identificar y neutralizar las amenazas”, según informó el diario local ‘Le Figaro’. “Quiero darles las gracias y decir a la nación que tengo la determinación absoluta para llevar a cabo esta lucha. Invito a todos a ser conscientes de la amenaza terrorista y la fuerza de Francia”, subrayó.

Corage de un gendarme

El mandatario aplaudió el “coraje” de un gendarme que se intercambió por uno de los secuestrados en Trèbes y destacó que “salvó vidas e hizo honor a su Ejército y su país”. “En estos momentos lucha contra la muerte. Nuestros pensamientos están con él y su familia”, remarcó.

Por último, Macron manifestó que las autoridades están analizando la reclamación de autoría formulada por Estado Islámico, tal y como recogió la cadena de televisión BMFTV.

La cadena de ataques habría arrancado a media mañana en Carcasona, donde se localizó el cuerpo sin vida de una persona con una herida de bala en la cabeza. Las autoridades sospechan que se trata del pasajero de un vehículo que fue robado por el terrorista y con el que este se habría movido hacia sus siguientes objetivos.

Así, con este coche supuestamente intentó atropellar también en Carcasona a un grupo de cuatro policías que hacían deporte e iban desarmados. El conductor abrió fuego a continuación contra los agentes y alcanzó a uno de ellos, que fue evacuado al hospital en estado grave aunque estable.

En torno a las 11 horas, saltaron las alarmas en Trèbes, donde un individuo entró fuertemente armado (incluso con granadas) en un supermercado situado a algo más de seis kilómetros del lugar del tiroteo contra los policías.

El coche hallado en el aparcamiento del establecimiento ha permitido vincular los incidentes, sobre los cuales ya habría abierto una investigación la Fiscalía antiterrorista.
Después de horas de tensión en Trèbes, las fuerzas de seguridad irrumpieron en el supermercado y abatieron al terrorista, identificado como Redouane Lakdim, un franco-marroquí de 26 años y fichado por posible radicalización, según la emisora Franceinfo. También tiene antecedentes por delitos menores.

Reacciones

Por su parte, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, condenó el “abominable” ataque con tres muertos registrado en el sur de Francia y reivindicado por el grupo yihadista Estado Islámico y trasladó al país galo la “colaboración y firme apoyo” de España en la lucha “conjunta” contra el terrorismo.

El jefe del Ejecutivo remitió un telegrama al presidente de la República Francesa, Emmanuel Macron, en el que expresa su “admiración” ante el “coraje” mostrado por el miembro de la Gendarmería francesa que se intercambió por una rehén durante el asalto de un terrorista a un supermercado de la localidad de Trèbes.

En el texto, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy reitera que Francia “podrá contar con la total colaboración y el firme apoyo de España” en la “lucha conjunta contra la barbarie terrorista”.

FuenteEuropa Press
Compartir