Decenas de agentes del FBI se reúnen en el exterior del bar Borderline en la localidad de Thousand Oaks, California.
Decenas de agentes del FBI se reúnen en el exterior del bar Borderline en la localidad de Thousand Oaks, California. / EFE
Publicidad

Al menos doce personas murieron ayer tras un tiroteo perpetrado el miércoles por la noche en un bar de Thousand Oaks, una localidad californiana cercana a la ciudad de Los Ángeles, según un nuevo balance de víctimas confirmado por el sherif del condado de Ventura, Geoff Dean. El presunto tirador, un exmarine de 28 años, también ha fallecido.
El suceso tuvo lugar en torno a las 23.15 horas en el Borderline Bar and Grill, un bar donde se estaba celebrando una fiesta universitaria dedicada al country. Según testigos citados por la filial local de NBC, un hombre armado irrumpió en el local y realizó en torno a una veintena de disparos de forma indiscriminada.

“Le vi entrar (…) y comenzó a disparar”, explicó Mitchell Hunter, de 19 años, quien describió al tirador como un hombre de piel clara y pelo oscuro. Los servicios de seguridad confirmaron que portaba un único arma y que se trata de un hombre blanco, si bien por el momento no está clara su identidad.

La Policía, que investiga también las motivaciones del atacante, cotejó sus huellas digitales con las bases de datos para averiguar quién era, ya que no portaba ningún documento identificativo. El sheriff finalmente confirmó que se trata de Ian Long, un exmarine de 28 años del que tan solo constan “hechos menores” como incidentes de tráfico.

No están claras las circunstancias exactas de su muerte, ya que tan solo se sabe que presentaba una herida de bala, ni tampoco los motivos que le llevaron a perpetrar el crimen. Según la Policía, “actuó irracionalmente”, ya que después de abatir al guardia de la entrada disparó de forma indiscriminada en el interior del local.

Cientos de personas se encontraban en el interior de la discoteca cuando comenzó el tiroteo. el sherif del condado de Ventura describió la situación como “trágica” y relató algunos detalles de la “escena horrible” con la que se toparon los servicios de emergencia, con “sangre por todas partes”.

“Encontraron a personas escondidas en baños, en altillos”, explicó el sherif en una comparecencia ante los medios de comunicación para exponer las últimas informaciones sobre el caso.

Sargento de la policía

Dean incluyó entre las víctimas mortales a un sargento de la Policía, Ron Healus, que formó parte del primer equipo enviado a la zona y que “ha muerto como un héroe”. “Entró para salvar vidas, para salvar a otras personas”, lamentó el responsable policial al recordar a este agente con 29 años de experiencia.

Helus, que planeaba jubilarse el próximo año, fue alcanzado por “múltiples” disparos”, según explicó Geoff Dean. El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, informó de que estuvo al corriente de la tragedia y aplaudió la “gran valentía demostrada por la Policía”. “Dios bendiga a todas las víctimas y a las familias de las víctimas. Gracias a las fuerzas de seguridad”, afirmó a través de Twitter.

Más de 300 tiroteos

Con el de Thousand Oaks, ya son 307 los tiroteos con varias víctimas sufridos este año en Estados Unidos, según datos del Gun Violence Archive, una organización sin ánimo de lucro que aspira a poner cifras a unas tragedias recurrentes en el país norteamericano.
En total, esta organización confirmó casi 49.000 incidentes con armas de fuego y elevó a 12.475 la cifra aproximada de víctimas mortales, entre ellas 569 niños menores de once años.