La deflagración ha causado importantes daños en los inmuebles de la zona. / efe
Publicidad

Al menos 95 personas murieron y 158 resultaron heridas por la potente explosión que sacudió ayer la capital afgana, Kabul, fue provocada por una ambulancia bomba al detonar frente a un control policial, según ha informado el Ministerio de Sanidad afgano.

La explosión ocurrió a las 12.45 de la tarde, hora local (las 09.15 en España). Los talibán reivindicaron la autoría del ataque, según informó la cadena de televisión afgana Tolo News.
Según testigos, el vehículo explosionó frente a las puertas de la antigua sede del Ministerio del Interior, en la céntrica plaza de Sadarat, situada a su vez en las inmediaciones del barrio diplomático de la capital afgana. Se trata de una zona muy concurrida, rodeada de escuelas, tiendas y restaurantes.

El diputado Mirwais Yasini confirmó que la ambulancia bomba se aproximó al puesto de control, cerca de una oficina del Alto Consejo de Paz (la organización encargada de gestionar las conversaciones de paz con la insurgencia talibán), antes de estallar.

“Es una masacre”, declaró el coordinador de la ONU humanitaria Emergency, Dejan Panic, que administra un hospital de traumatología cercano, el Hospital de Emergencias. Este centro sanitario se encuentra ya al máximo de seguridad.

El Comité Internacional de la Cruz Roja denunció el uso de una ambulancia, un hecho que considera “horroroso”. “El uso de una ambulancia en el atentado de hoy en Kabul es horroroso. Podría considerarse perfidia según el Derecho Internacional Humanitario. Inaceptable e injustificable”, advirtió a través de la cuenta en Twitter de la filial afgana de Cruz Roja.

La ambulancia bomba fue detonada entre dos controles situados frente a la antigua sede del Ministerio del Interior. La deflagración ha causado importantes daños en los inmuebles de la zona afectada.

El embajador estadounidense en Afganistán, John R. Bass, condenó ya este atentado. “Condeno el atentado cobarde y sin sentido perpetrado hoy en Kabul (…). Mi gobierno y yo estamos con las víctimas y sus familias. Mi gobierno y yo estamos con el valiente pueblo de Afganistán”, apuntó.