Los equipos de rescate trabajan entre los restos del avión que se estrelló en el aeropuerto de Katmandú.
Los equipos de rescate trabajan entre los restos del avión que se estrelló en el aeropuerto de Katmandú. / efe
Publicidad

Las autoridades nepalíes confirmaron la muerte de 49 de los 71 personas que viajaban a bordo del avión de la aerolínea bangladeshí US-Bangla Airlines que se estrelló en el aeropuerto de la capital de Nepal, Katmandú. Un portavoz de la policía nepalí Manoj Neupane, informó de la cifra de víctimas mortales, 31 de las cuales fueron rescatadas ya cadáver del avión y nueve más murieron en los hospitales. Otras 22 personas están ingresadas en hospitales de Katmandú.

El avión, un Bombardier Dash 8 Q400, había despegado de Dacca, Bangladesh, y se estrelló a las 14.18 horas (19.03, hora peninsular española), informaron los medios nepalíes. Un portavoz del Aeropuerto Internacional Tribhuvan (TIA), Prem Nath Thakur, detalló que el avión se salió de la pista durante el aterrizaje y se ha incendiado. El aparato quedó finalmente en un campo de fútbol situado junto al aeropuerto.

El director general de la Autoridad de Aviación Civil de Nepal, Najiv Gautam, manifestó que el piloto perdió el control cuando intentaba aterrizar, al tiempo que agregó que entró desde el lado contrario a aquel por el que había recibido permiso, lo que podría apuntar a algún fallo técnico detectado por el piloto. “Aún estamos intentando determinar las razones detrás de este aterrizaje inusual”, subrayó.

Poco más tarde, el director general del aeropuerto, Rajkumar Chhetri, atribuyó el accidente a un fallo en la maniobra de aproximación. “El avión pasó justo por encima de la torre de control durante la maniobra de aterrizaje”, apuntó. “Tocó tierra junto a un avión estacionado, arrolló la valla de la parte este del aeropuerto y cayó hasta los terrenos aledaños”, explicó.

Sobre la maniobra de aterrizaje por el lado sur, Chhetri reveló que la torre de control preguntó en hasta dos ocasiones al piloto los motivos de su extraña maniobra, pero este dijo que todo estaba correcto. “La alineación del avión no era adecuada para el aterrizaje”, apostilló. Cuando la torre de control informó al piloto del fallo de alineación ya no hubo respuesta.

El aeropuerto canceló todos los vuelos previstos durante las tres horas posteriores al accidente y aquellos que se dirigían ya hacia allí han sido desviado a otros destinos cercanos.