Oficiales de seguridad montan guardia en las carreteras que conducen al escenario del ataque en Afganistán.
Oficiales de seguridad montan guardia en las carreteras que conducen al escenario del ataque en Afganistán. / EFE
Publicidad

Al menos 30 personas murieron y decenas resultaron heridas por un atentado suicida perpetrado ayer contra una mezquita chií de la ciudad afgana de Gardez, en la provincia de Paktia, en el este del país, según informó el Ministerio de Interior. El portavoz de la Policía de la provincia, Sardar Wali Tabasun, afirmó que todas las víctimas se debieron a la primera explosión. El terrorista se hizo estallar en el interior del edificio durante las oraciones del viernes, confirmó el portavoz.

Un segundo terrorista intentó detonar sus explosivos tras la primera deflagración pero falleció por los disparos de la Policía antes de que pudiera activar el mecanismo. La cifra de muertos podría aumentar en las próximas horas si se confirman las estimaciones de los testigos de la explosión, que apuntan que hasta una treintena de personas podrían haber muertos y más de un centenar han resultado heridas.

Hasta ahora ningún grupo ha reivindicado el ataque pero se sospecha de que podría tratarse de una nueva acción de Estado Islámico. El grupo terrorista suní, a través de su división afgana Estado Islámico-Jorasán, ya ha efectuado atentados similares en el pasado contra la población chií, a la que califica de “apóstatas”.

El presidente de Afganistán, Ashraf Ghani, condenó el ataque como una afrenta contra los valores islámicos y humanos. “Los terroristas, una vez más, muestran su enemistad con el Islam y la humanidad”, declaró.

El presidente añadió que tales actos criminales no podían dividir al pueblo afgano porque Afganistán seguía siendo un símbolo de armonía interreligiosa entre los países musulmanes. El presidente, a continuación, extendió sus condolencias a las familias de los muertos y heridos en el ataque.

Las autoridades afganas continuarán investigando el ataque ocurrido en una mezquita.

FuenteEuropa Press
Compartir